• PrensaFMSantader

A piedra, roban a los taxistas de Cúcuta

Para John Bedoya, conducir su taxi por la subida del Indio, en la vía que conecta el centro de Cúcuta con la ciudadela de Juan Atalaya, se convirtió en un temor, pues los delincuentes están al acecho para hacer de las suyas.


Este taxista, aunque no lo alcanzaron a robar, ya fue víctima de los ladrones. El miércoles a las 5:40 de la tarde, transportaba a una mujer hacia el barrio Comuneros, cuando sintió que algo golpeó las latas del vehículo.


El hecho se dio cuando iba pasando cerca del puente peatonal entre los barrio Kennedy y Chapinero, el estruendo alertó al conductor, quien aceleró la marcha, pero al frenar varios metros más adelante, por la misma vía principal de Atalaya, se dio cuenta de que el vidrio panorámico trasero del taxi había sido roto con una piedra.


La viveza de Bedoya al no frenar en el mismo lugar donde recibió el impacto lo salvó, a él y a su pasajera, de ser víctimas de una nueva modalidad de robo que se presenta en este tramo de la autopista de Atalaya.


“De la nada sentimos un impacto durísimo en el carro. Más adelante me orillé y me di cuenta que el vidrio trasero estaba roto. No supe quien fue, porque todo estaba oscuro. La piedra no golpeó a la señora, porque quedó enredada con el papel ahumado. También alcanzaron a golpear las latas de una buseta” contó el conductor.


Y es que este nuevo método que emplean los delincuentes, consiste en lanzarles piedras a los vehículos que se muevan por esa zona que está en medio de dos enormes montañas, donde está Cerro la Cruz y parte alta de la Victoria, golpeando los vidrios para que el conductor frene y salga a revisar, en ese momento, varios hombres bajan rápidamente y luego de intimidarlos con armas o cuchillos, cometen los robos, como ya ha pasado en varias oportunidades.

Van 10 intentos

Los miembros de ‘La Mancha Amarilla’ han alertado por grupos de WhatsApp y las radios de comunicaciones sobre diez intentos de hurto, por la misma modalidad, en menos de un mes.


Juan Carlos Bastos, director del Sindicato de Taxistas de Cúcuta, comentó que estas son trampas que los delincuentes usan para que las víctimas se bajen y así poder hurtarlas.

Para el dirigente, los cerca de 8.845 choferes de este gremio, en Cúcuta, corren peligro en varios tramos de la ciudad, debido a que los delincuentes optan por robarlos, porque probablemente se encuentra desarmado.

“Nos vemos afectados porque es una ruta que se conduce a diario. Nosotros estamos un paso adelante, porque ya es sabido cómo los delincuentes esperan a que uno se baje para robarlo.

Pedimos más seguridad para nosotros” comentó Bedoya. Javier Caballero, gerente de Cootranscucuta, aseguró que los pasajeros también se ven afectados, porque una piedra puede herirlos.

“Las autoridades deberían hacer más inspecciones en el sitio, porque es un daño material que puede llegar a ser una tragedia tanto para el conductor como el pasajero” comentó. Por su parte, el general Óscar Moreno, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc), comentó que no hay denuncias por parte de los choferes sobre los diez intentos de hurto.

El alto mando insistió en que se adelantan estrategias de seguridad de la mano del Sindicato de Taxistas de Cúcuta, con las que se garantizaría el bienestar en sus rutas diarias.


Fuente: La Opinión

49 visualizaciones0 comentarios