top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

Abonos y combustibles, lo que más exporta Venezuela a Colombia


Crece el comercio binacional por Norte de Santander.

Los principales productos que Venezuela exportó hacia Colombia, entre enero y mayo, fueron abonos, por un monto de US$25,12 millones; combustibles y aceites minerales y sus productos, por US$5,67 millones; productos químicos orgánicos, que representan US$5,43 millones; fundición, hierro y acero, equivalente a US$3,03 millones; y aluminio y sus manufacturas, por el orden de US$2,11 millones.

Este fue el balance que hizo la Cámara Colombo Venezolana sobre el comercio binacional, desatacando un crecimiento del 117%, en comparación con el mismo período del año 2022, (cuando la frontera por Norte de Santander estaba cerrada), pasando de US$29,5 millones a US$64 millones.

El gremio de empresarios agregó que se dio un aumento del 10% en las importaciones venezolanas de origen colombiano, pasando de US$224 millones, en enero-mayo de año pasado, a US$247 millones, en 2023.

Los productos que más ingresaron a Colombia fueron azúcares y confitería (US$27,13), materias plásticas y manufacturas (US$25,13 millones), combustibles y aceites minerales y sus productos (US$11,17 millones), fundición, hierro y acero (US$11,04 millones), productos farmacéuticos (US$7,06 millones) y aparatos y material eléctrico, de grabación o imagen (US$6,78).

Recuperación del mercado

El presidente de la Asociación Auxiliares Aduaneros de estado Táchira (Asoata), Nelson Ureña, expuso que, mes a mes, se viene incrementando el intercambio comercial por la frontera del Táchira y Norte de Santander.

“El aumento ha sido constante y progresivo en el proceso de importación y exportación, y la balanza comercial sigue siendo a favor de Colombia”, apuntó.

Explicó que las operaciones se han ido agilizando; en el caso de los cargamentos de pollitos bebés se nacionalizan en un lapso de 45 minutos a una hora, toda vez que cuando llegan se están yendo a destino por la declaración anticipada. Mientras que los productos que llegan en la mañana están saliendo en la tarde.

La rapidez en los trámites del lado venezolano se están dando gracias al engranaje que existe entre la Contraloría Sanitaria, el Seniat, cuyos funcionarios están haciendo hasta dos y tres reconocimientos en el día por todas las almacenadoras donde ha ingresado carga.

Eso ha facilitado mucho, además de la buena coordinación también con los clientes para el pago de las planillas.

“En fin, se está manejando una coordinación que nos permite venderle al cliente la posibilidad de que su mercancía llegue acá, que tenga todos los estándares de seguridad, que los depósitos están al día, que están refaccionados, que no tienen goteras, que su mercancía está asegurada”, dijo el líder de los aduaneros.

Están activas 22 almacenadoras, en Táchira, que cubren 280.000 metros cuadrados de espacio físico autorizados por el Seniat, de los cuales 82.000 son bajo techo. Adicional, 66 agencias de aduana están autorizadas.

Nelson Ureña señaló que aún enfrentan algunas dificultades que se presentan, no solo por San Antonio, sino también por Paraguachón (La Guajira), y son las formas de pago.

0 visualizaciones0 comentarios

Коментарі


bottom of page