top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

Acercamiento Irán-arabia Saudita sacude panorama en Oriente Medio


La piedra angular de la política exterior israelí es aislar a su enemigo iraní y el gobierno quería integrar a Arabia Saudita a esta coalición contra Irán

15 Apr 2023. AFP


Una bandera israelí incendiada durante la manifestación que marca el Día de Al-quds (Jerusalén). /

El acercamiento entre Arabia Saudita e Irán, bajo la mediación de China, puede cambiar completamente el mapa geopolítico de Oriente Medio y traerá consecuencias significativas en esta región estratégica del planeta.

“Cambio de paradigma”

El acuerdo Irán-arabia Saudita “es la muestra de un cambio de paradigma mucho más vasto, en el que se trabaja desde hace varios años”, señala Pierre Razoux, director académico de la Fundación Mediterránea de Estudios Estratégicos (FMES).

“Estados Unidos ya no es percibido como la potencia dominante de la región. Sus aliados tradicionales (como Arabia Saudita) dudan de su compromiso en protegerlos, entonces buscan en otra parte”, añade.

Según el investigador, “el actor global que es visto como una nueva potencia de estabilización, es ahora China”. Su objetivo “no es pacificar la región sino estabilizar con estímulos económicos y financieros”.

“China no está aún lista para comprometerse militarmente en la zona”, apostilla.

Sin embargo, con este acuerdo “Arabia Saudita no quiere posicionarse contra Estados Unidos”, matiza Fatiha Dazi-héni, especialista del Golfo en el Instituto de Investigación Estratégica de la Escuela Militar francesa (Irsem).

“Todas las declaraciones oficiales del gobierno saudita han consistido (...) en dar seguridades al socio estadounidense, pero subrayando la voluntad de lograr un justo equilibrio entre ambas superpotencias”, subraya Dazi-heni en la revista Oriente XXI.

¿Asad rehabilitado?

A través de contactos, canales y redes de comunicación, las dos potencias regionales Arabia Saudita e Irán se enfrentan

desde hace años en una guerra por delegación.

Su “acercamiento puede tener consecuencias en Yemen, Irak y Siria y Líbano”, señala Razoux. “No resuelve en nada las crisis, pero las calma, pues los actores regionales ya no quieren echar aceite al fuego”.

En Siria, el presidente Bashar al Asad, fortalecido por el apoyo de Irán y Rusia, sobrevivió a la guerra civil que devasta a su país desde 2011, cuando Riad era uno de los numerosos apoyos de los rebeldes. Paria de la comunidad internacional, Siria está volviendo a ser frecuentable para los países de la región.

“Arabia Saudita debería normalizar relaciones con Bashar al Asad, lo que facilita al gobierno saudita compensar las influencias rusa y turca e invertir en la reconstrucción del país”, agrega .Razoux.

La decisión de Arabia Saudita de restablecer relaciones diplomáticas con Irán, es extremadamente problemática para Israel”. según investigador Giorgio Cafiero

0 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page