top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

Apareció muerto coronel implicado en caso de exjefe de Gabinete


Una carta fechada el 2 de junio en la que el coronel Óscar Darío Dávila solicitaba a la Fiscalía ser escuchado acerca del escándalos que afectó a la exjefe de Gabinete de Presidencia, Laura Sarabia, se conoció después de su muerte.

Aunque no estaba vinculado al hecho, Dávila expresó al ente investigador: “solicitó se me informe mi vinculación como indiciado, y reitero mi disponibilidad de presentarme en fecha y hora que se señale para ser escuchado en interrogatorio”.

En el documento, el coronel se presenta como coordinador de protección anticipativa de la jefatura de protección presidencial y, se pone en completa disposición para contribuir al esclarecimiento de los hechos que son materia de investigación.

“Todo lo anterior, tiene su génesis en las denuncias y publicaciones presentadas que tratan sobre el caso de la jefe del Despacho Presidencial Laura Sarabia, en los que presuntamente vinculan a la Jefatura”, recalca.

Al final de la carta deja sus datos de contacto para ser ubicado ante cualquier requerimiento, la misma dirección en la que fue encontrado anoche sin signos vitales por investigadores del CTI de la Fiscalía.

Sobre el suceso que aún se encuentra en investigación por parte de las autoridades, un testigo del hecho le contó a Colprensa que vio al coronel correr hasta su auto e inmediatamente después escuchó el disparo con el que el oficial se habría quitado la vida.

La zona en donde vivía el coronel está muy cerca de la Fiscalía General. Dávila le habría manifestado a algunas personas que se sentía muy presionado por la entidad.

Esto mismo lo confirmó el abogado Miguel Ángel del Río en las últimas horas, tras conocerse el hecho.

Detalles de la extraña muerte del coronel Óscar Dávila, que había solicitado a la Fiscalía dar su versión en el caso del polígrafo y las chuzadas a la exniñera de Laura Sarabia

El fallecido coronel Óscar Dávila era el jefe de la sala de anticipación, desde donde se ordenó el polígrafo y las chuzadas contra Marelbys Meza. Había solicitado a la Fiscalía dar su versión de lo ocurrido.


El coronel Óscar Dávila Torres murió en la zona de Teusaquillo. Al parecer, se trató de un suicidio con arma de fuego. Era el jefe de la “sala de anticipación” ubicada en el piso 13 del edificio de la Dian. - Foto: archivo semana

La tarde del viernes, el país se sorprendió con la lamentable muerte del coronel de la Policía Óscar Dávila Torres, uno de los investigados en medio del escándalo por el uso del polígrafo y llamadas chuzadas a Marelbys Meza, exniñera de la ex jefa de gabinete del presidente Gustavo Petro, Laura Sarabia. A Meza la acusaban de haber robado una gruesa suma de dinero de un maletín en la casa de Sarabia.

El coronel Dávila Torres murió en las horas de la tarde en la calle 22 bis n.º 48-40, en el sector de Teusaquillo. En ese momento, según las primeras versiones, iba acompañado de su escolta, se detuvo en el carro y le pidió a su hombre de seguridad que le comprara una botella de agua. Al regresar, se encontró con el coronel sin vida por impacto de bala. Las primeras versiones hablan de un suicidio.

Así es la escena del crimen donde encontraron muerto al coronel Óscar Dávila, implicado en el escándalo de “chuzadas”

Dávila era nada menos que el jefe de la sala de anticipación, encargada de la seguridad del presidente Gustavo Petro, y habría sido quien, por órdenes superiores, debía recuperar el dinero de Sarabia a como diera lugar. Dispuso usar el polígrafo con la niñera Marelbys para determinar si ella se lo había robado.


De izq. a der.: Laura Sarabia, teniente coronel Óscar Dávila, y Marelbys Meza - Foto: El País / Semana

La misteriosa oficina de anticipaciones, ubicada en el piso 13 del edificio de la Dian, a unos metros de la Casa de Nariño, que estaba a cargo del coronel Dávila, tiene equipos de inteligencia donados por un país extranjero que permiten el monitoreo de equipos de comunicaciones (como celulares) usando algoritmos que detectan palabras claves en la comunicación.

Allí fue sacada la copia espejo del celular de Marelbys. Esa unidad está autorizada para hacer registros y todo tipo de actividades de “inteligencia preventiva” para evitar atentados o ataques al presidente.

Pero hay un asunto que llama la atención y no ha pasado desapercibido en la investigación que adelanta la Fiscalía. El coronel Dávila, antes de ser llamado para convertirse en uno de los hombres fundamentales en el esquema de seguridad de la Casa de Nariño, era el jefe de las Comisiones Investigativas contra el Crimen Organizado (Cicor), una serie de unidades de la Policía distribuidas en el país para la persecución de objetivos de alto valor.

Coronel Óscar Dávila fue quien atendió al CTI en la inspección de la misteriosa oficina del piso 13 de la Dian. Quería rendir interrogatorio, pero no alcanzó

El coronel Dávila obedecía órdenes directas del jefe de la Casa Militar de la Presidencia, el también coronel Carlos Feria, quien ha sido cercano al presidente Petro desde que fue el encargado de su seguridad cuando estaba en la Alcaldía hace aproximadamente una década.

Justamente, el Cicor n.º 6, con sede en Medellín, es el encargado de la persecución al Clan del Golfo en la región de Urabá, donde operaba Wilmer Antonio Giraldo, alias Siopas, uno de los cabecillas de la organización criminal y heredero del otrora todopoderoso narcotraficante Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel.


El teniente coronel Óscar Dávila era uno de los policías investigados por el polígrafo y las chuzadas a Marelbys Meza, la exniñera de Laura Sarabia. - Foto: Fiscalía General

A ese Cicor fue al que le habrían dado la orden, desde la Policía Judicial en Bogotá, de chuzar los teléfonos de las dos empleadas de Laura Sarabia, Marelbys Meza y otra llamada Fabiola. El argumento, como explicó el fiscal Francisco Barbosa en su momento, fue que una fuente humana de alta confianza había advertido la necesidad de interceptar las comunicaciones de las dos mujeres porque tenía información que las vinculaba estrechamente con el peligroso Siopas. Así, justificando la chuzada, a Marelbys le pusieron el alias de la Niñera y a Fabiola la bautizaron como la Madrina.

Sin embargo, existe otro detalle de gran importancia. En la investigación que realiza la Fiscalía sobre los hechos y las incertidumbres que rodean estos casos en la Casa de Nariño, la información conocida por el coronel Dávila resultaba crucial. El propio coronel había enviado una carta al fiscal general, con fecha del 2 de junio de este año, en la cual manifestaba su disposición para participar en una entrevista o interrogatorio en el cual revelaría todo lo que sabe. Lamentablemente, debido a su fallecimiento, esa cita nunca se dio.


Más detalles de la extraña muerte del coronel Óscar Dávila implicado en el escándalo de “chuzada” que enredó a Laura Sarabia. - Foto: Cesar Flechas - Semana. Marelbys MezaLaura SarabiaPolígrafo

0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page