top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

Aumentan cifras de deserción en universitarios del Valle y Colombia

5 de cada 10 estudiantes que ingresan a la educación superior no logran graduarse.


Fenómenos como el trabajo infantil, la explotación sexual o el reclutamiento forzado han sido asociados a la deserción escolar. | Foto: SB Stock, Getty Images/iStockphoto

El panorama de deserción universitaria en el país sigue siendo preocupante. Casi el 40 % de los estudiantes de una cohorte (grupo de estudiantes de la misma promoción) deserta del sistema educativo, según datos revelados por el Laboratorio de Economía de la Educación de la Universidad Javeriana, LEE.


Aumenta la alerta sobre una posible deserción estudiantil universitaria | Foto: Getty

Asimismo, de acuerdo con las cifras recopiladas entre 2000 y 2021 (último período con información disponible), la tasa anual de deserción promedio alcanzó el 11,0 %. Es decir que, en promedio en cada semestre, 1 de cada 10 estudiantes que estaban matriculados en la educación superior no continuaron con sus estudios.

“El número de estudiantes en primer curso varía considerablemente entre el primer y el segundo semestre de cada año: en el primer semestre de cada año se matriculan en primer curso, en promedio, 476 mil personas; mientras que en el segundo semestre de cada año este valor es, en promedio, de 388 mil personas”, dice el informe.

Los analistas afirman que la no finalización de los estudios es más frecuente entre los estudiantes hombres, estudiantes de bajo nivel socioeconómico y quienes tuvieron una preparación deficiente en la educación media.

Al respecto, argumentan que la tasa de deserción disminuye a medida que aumenta el estrato socioeconómico, pues para el segundo semestre de 2021, entre los estudiantes de estrato 1 la tasa de deserción del sistema fue 13,3 %, mientras que entre los estudiantes de estrato 6 fue de 7,1 %.

“Las condiciones socioeconómicas vulnerables llevan a los estudiantes a trabajar o a no poder cumplir con la demanda de recursos que exige la educación superior, lo cual incide en el aumento de la tasa de deserción”, agregaron los analistas.


La presión de obtener validación académica, así como las cargas personales o laborales, les dificulta a los estudiantes universitarios afrontar sus problemas. Por eso requieren una ayuda pronta y efectiva, para que no haya consecuencias graves que lamentar. | Foto: Geraldine Rivera, especial para El País

Karime Abadía, codirectora del LEE, expresó que es clave garantizar logros de aprendizaje en las áreas básicas de conocimiento desde el colegio.

“Los jóvenes están ingresando a educación superior con graves vacíos y rezagos que difícilmente logran nivelar al tiempo que avanzan en su programa. Asimismo, es necesaria una política de orientación vocacional en el bachillerato que guíe a los jóvenes para potenciar sus habilidades y planear su educación postsecundaria”, dijo.

El dilema de la salud mental en las ‘U’ de Cali

Por el lado de las Instituciones de Educación Superior, IES, el informe muestra que, en promedio, la deserción es más frecuente en las instituciones tecnológicas que en las universitarias, 18,2 % y 7,7 % respectivamente. Igualmente, la tasa de deserción es más alta en las IES oficiales que privadas.

Valle del Cauca

A nivel regional, el informe indica que en el departamento del Valle del Cauca el 9,0 % de los estudiantes matriculados en IES en el segundo semestre de 2021 abandonaron sus estudios.

Las instituciones que más le inspiran confianza a los jóvenes caleños son las universidades públicas y privadas, ya que esa es una tendencia entre los jóvenes colombianos. Por otro lado, las instituciones que no les generan confianza están la Policía Nacional, el Congreso de la República, el Consejo Nacional Electoral y las redes sociales. | Foto: 123rf / El País

De hecho, según la encuesta de percepción ciudadana realizada recientemente por Cali Cómo Vamos, el 65 % de los estudiantes encuestados están satisfechos con la calidad de la educación técnica, tecnológica, universitaria o superior. Mientras que el 20 % no están satisfechos, ni insatisfechos; y el 15 % están insatisfechos.

“Estas cifras son preocupantes porque representan una pérdida de oportunidades tanto para los estudiantes como para la sociedad en general. La educación superior desempeña un papel fundamental en el desarrollo económico y social, y cuando los estudiantes abandonan sus estudios se ven privados de las habilidades y conocimientos necesarios para enfrentar los desafíos del mundo laboral”, comentó Jorge Quimbaya, docente universitario y CEO de Vortex Psychometrics.

Añadió que para abordar esta problemática, las instituciones y los docentes enfrentan retos significativos. Es fundamental identificar las razones específicas de deserción en cada contexto y diseñar estrategias que promuevan la permanencia de los estudiantes.

Además, destacó que como profesional en el campo de la psicometría, se puede aportar valiosos datos y análisis para identificar patrones de deserción y desarrollar estrategias efectivas. “Nuestro enfoque se centra en comprender las necesidades y características de los estudiantes, brindando información relevante que contribuya a mejorar la retención y el éxito académico”.

“Abordar la deserción en la educación superior requiere un enfoque integral y colaborativo. Trabajando en conjunto, las instituciones, los docentes y los profesionales en psicometría pueden contribuir a reducir la deserción y garantizar que los estudiantes aprovechen al máximo su experiencia educativa”, concluyó el profesional.

Por: El País

0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page