top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

Controversia por medida que limita el transporte de carga

El cambio en las reglas de juego para el transporte de carga internacional enfrenta a los camioneros de Venezuela y Colombia


Ochocientos transportadores de carga internacional colombianos, con tractomulas de placas venezolanas, mantienen protestas en Cúcuta y Paraguachón. /

Los transportadores de carga de Venezuela no están de acuerdo con la propuesta que hicieron sus pares en Colombia de levantar la medida que restringe a 20 kilómetros el tránsito de camiones en cada país, a partir de la línea fronteriza.

Manifestaron que volver a la dinámica anterior los pone en desventaja ante sus homólogos colombianos, porque, en su país, hace más de 10 años no se ensamblan vehículos de carga, por lo que sus gandolas son antiguas y tampoco cuentan con financiamiento para adquirir nuevas.

“Es una lucha del lado venezolano desde el año 99, cuando se le pidió al gobierno nacional que el transporte colombiano llegara solo hasta la línea fronteriza. Vemos con mucha sorpresa la posición de estos grupos de transportadores, la cual nosotros le respetamos”, dijo Álvaro Rodríguez Paz, presidente de la Cámara de Transporte de Carga Social del Táchira.

Los transportadores colombianos, con vehículos de placa venezolana, protestan desde la semana pasada en Cúcuta y Paraguachón para exigir que los dejen movilizarse en toda Colombia, rechazando la resolución del Ministerio de Transporte que cambió las reglas de juego: antes podían hacer viajes largos entre ambos países, por ejemplo Caracas-bogotá, solo con el cumplimiento de los requisitos.

Tarek Bahsas, presidente de la Cámara de Transporte del Centro de Venezuela, afirmó que las unidades de quienes protestan en Colombia carecen del Certificado de Idoneidad y de Habilitación que otorga Venezuela.

Menor capacidad

Álvaro Rodríguez, presidente de la Cámara de Transporte de Carga Social, afirmó que el gremio tiene vehículos que pesan 23 toneladas que escasamente pudieran cargar 28 a 30 toneladas. Mientras que los colombianos están avanzados, porque con camiones más livianos pueden tener una carga útil de 38 a 40 toneladas y de esta manera competirles con mejores tarifas.

Tarek Bahsas, presidente de la Cámara de Transporte del Centro, expuso que lo que se busca es que el poco volumen de carga que se mueve lo hagan los transportadores venezolanos que “llevan tiempo aguantando y esperando mejorar”.

Destacó que uno de los mayores problemas de transporte de carga venezolano es la antigüedad de la flota, con más de 15 a 20 años, aunque hay una pequeña parte moderna.

Bahsas añadió que el sector afronta un problema en el flujo de caja, porque la actividad venía al menor flujo posible, lo que complica los traslados a largas distancias, en razón que se requiere de mucho dinero.

Los representantes gremiales resaltaron que la intención es buscar equidad y economía sana, con beneficios para el transporte colombiano y venezolano. Sin embargo, dejaron claro que esta no es una posición eterna y, en la medida que las condiciones del país mejoren, esta puede revisarse cada seis meses, a fin de abrir el compás.

Desconocimiento del acuerdo

Los gremios aseguraron que las autoridades colombianas muestran mucho desconocimiento del referido acuerdo firmado el 31 de diciembre y quieren exigir a los transportistas venezolanos dos seguros, cuando el acuerdo binacional habla solo de la obtención de una póliza, bien sea la andina o la de responsabilidad civil.

“Le hacemos un llamado a las autoridades a corregir esto, ya que no está ocasionando ciertas demoras y pérdidas de tiempo y a nivel económico nos está afectando”, explicó Álvaro Rodríguez.

Uno de los grandes retos a los que sigue enfrentando el gremio es la habilitación de las unidades, en vista que la documentación del lado venezolano tienen costos altos.

Manifestó que, en cuanto a la vigencia del certificado de transporte de idoneidad, lo están dando las autoridades venezolanas por un año, pero del lado colombiano la otorgan por menor tiempo, lo cual ocasiona que en Venezuela solo se puedan habilitar pocas unidades, ante los altos costos de las tasas para la obtención de dicho documento.

‘No se necesitan permisos’

Rubén Darío Pacheco, conductor y propietario de uno de estos camiones venezolanos y quien ha sido uno de los voceros de los que protestan en Cúcuta, indicó que ha habido una dinámica de muchos años que se mantuvo hasta hace casi un mes, cuando comenzaron los controles en Colombia.

“Los carros venezolanos no necesitan permiso para rodar en Venezuela, porque su tránsito es temporal, solo se tramitan las habilitaciones en Colombia. El cliente nos exige que sea una mercancía origen-destino; así se evita el cargue y descargue, que la mercancía se dañe o se pierda y no se incrementen los costos para los empresarios y el consumidor final”, expresó.

Pacheco recordó que todos ellos invirtieron recursos en papelería, trámites, pólizas de seguros y permisos, para prestar el servicio a clientes que solicitan carga directa desde Venezuela ha ciudades del interior de Colombia.

1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page