top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

Daniel Noboa: El multimillonario empresario que se convirtió en el presidente más joven de Ecuador

El empresario derrotó a la izquierdista Luisa González, en un ambiente violento en el país.

Muy activo en redes sociales, semblante taciturno y de pocas palabras, Daniel Noboa llegó de sorpresa a la contienda y fue tomando fuerza con el paso de los días hasta vencer con 52% de los votos a la izquierdista Luisa González (48%). FOTO: Twitter @agusantonetti

El multimillonario empresario Daniel Noboa ganó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Ecuador y a sus 35 años se convirtió en el presidente electo más joven en la historia del país, sumido en la violencia del narcotráfico. Muy activo en redes sociales, semblante taciturno y de pocas palabras, Noboa llegó de sorpresa a la contienda y fue tomando fuerza con el paso de los días hasta vencer con 52% de los votos a la izquierdista Luisa González (48%). “Mañana (hoy) empezamos a trabajar por este nuevo Ecuador (...) para reconstruir un país que ha sido gravemente golpeado por la violencia, por la corrupción y por el odio”, dijo el nuevo presidente desde su residencia en el balneario de Olón (suroeste), en la que recibió a la prensa. Con el triunfo, Noboa quebró la mala racha de su progenitor, quien aspiró en cinco ocasiones a la presidencia sin éxito. Estudiado en prestigiosas universidades extranjeras, el nuevo mandatario se define de centroizquierda aunque lo apoyan fuerzas de derecha. Es sommelier, sabe de música, intentó ser vegetariano, colecciona ajíes y le apasionan los autos y los caballos, de acuerdo con su equipo de prensa. Además, este heredero de un imperio del banano es la piedra en el zapato del exmandatario socialista Rafael Correa (2007-2017), que aspiraba volver al poder en cuerpo ajeno de la mano de Luisa González. Justamente, González reconoció su derrota y felicitó al nuevo presidente de Ecuador. “Al candidato ahora presidente electo Daniel Noboa, nuestras felicitaciones profundas porque es democracia”, dijo la candidata rodeada de seguidores en Quito. Noboa gobernará Ecuador por casi 17 meses, hasta terminar el periodo presidencial del derechista Guillermo Lasso, quien disolvió el Congreso y llamó a elecciones anticipadas para esquivar la destitución en un juicio político por corrupción. Expertos consideran que el nuevo mandato será una suerte de precampaña de cara a la elección por cuatro años en 2025, lo que marcará el estilo del breve periodo. Así transcurrió la jornada Con fuegos artificiales y bocinazos de automóviles los ecuatorianos celebraron de manera anticipada la victoria en Quito cuando la autoridad electoral había contabilizado poco más del 80% de los votos. Aunque la jornada transcurrió sin sobresaltos, los candidatos votaron con chalecos antibalas, custodiados con fusiles y un clamor unánime: frenar la violencia en el país de 16,9 millones de habitantes. En los últimos años Ecuador se ha transformado en un centro de operaciones de carteles de droga con tentáculos internacionales que imponen un régimen de terror y dejan miles de muertos. “Que elijamos el mejor presidente porque va a gobernar un país que está destrozado (...) para salir de todos estos problemas como es la seguridad”, dijo a la AFP el indígena Ramiro Duchitanga en Cuenca (sur). El Consejo Nacional Electoral (CNE) registró una participación del 82,33% de los 13,4 millones de ecuatorianos que estaban convocados a ejercer el voto obligatorio. Una campaña empañada La contienda estuvo marcada por un hecho lamentable: Fernando Villavicencio, uno de los presidenciables favoritos para la primera vuelta del 20 agosto, fue baleado cuando salía de un mitin en Quito a pocos días de los comicios. Luego, siete de los presos implicados en su crimen fueron asesinados en diferentes cárceles. En ese sentido, Noboa insistió en que combatirá el crimen y las bandas narco. Entre 2018 y 2022 los homicidios se cuadriplicaron y treparon a 26 por cada 100.000 habitantes. Este año expertos calculan que subirán a 40. “Capaz me matan”, dijo Noboa en entrevista con la AFP, previo a las elecciones. Bandas vinculadas a carteles mexicanos y colombianos se enfrentan por el negocio de la droga y usan como oficina logística las cárceles, donde han ocurrido cruentas masacres. Desde 2021 más de 460 reclusos han muerto en esos choques.

2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page