top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

El auge de los hospedajes domésticos incluye a Norte de Santander

Los destinos turísticos se renuevan gracias a las plataformas de alojamientos digitales.


En el 2020, con la llegada de la COVID-19 a Colombia y las restricciones que fueron establecidas a las actividades turísticas como medidas para la prevención y no propagación de este virus, el turismo doméstico demostró ser una de las alternativas más resistentes y con mayores proyecciones a nivel nacional. Para aquellos turistas y mochileros que han decidido experimentar los paraísos naturales y culturales que esconden los municipios de Colombia, la ayuda de plataformas digitales que ofertan alojamiento y hospedaje de una manera más flexible, permitieron una reactivación económica en el sector. Según cifras del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, Colombia recibió el año pasado la visita de 4’606.915 turistas no residentes, un 232,2 % superior frente a 2020 y 114,7 % más respecto a 2021. Por su parte, los ingresos en divisas por actividades de turismo crecieron un 8,6 % en 2022, respecto a 2019. Tan solo en el cuarto trimestre de ese año, alcanzaron los 2.097 millones de dólares. Y es que este tipo de plataformas, como es el caso de Aribnb o Booking, revolucionaron por completo el negocio bajo el sistema colaborativo, ya que tanto el huésped como el propietario complementan la oferta tradicional de hotelería, brindando nuevas alternativas y ofreciendo alojamiento a 1.6 millones de personas al año a nivel nacional. Casas, apartamentos, habitaciones, fincas, entre otro tipo de propiedad horizontal, son algunos de los lugares disponibles a la hora de buscar un pasadía en diferentes ciudades y pueblos que, en su gran mayoría, los paquetes turísticos son escasos debido a su baja demanda.

Los hospedajes de las plataformas ofrecen precios que pueden ir desde los 75.000 pesos y ajustarse a los requerimientos de los huéspedes. /

Otra forma de viajar Tal es el caso de Juan Carlos Andrade, un administrador de empresas que aprovecha los fines de semana para viajar alrededor de Norte de Santander; aunque no se considera un viajero experto, todos los sábados en la mañana sale a ‘rodar’ en su moto GN125 en compañía de su novia María de los Ángeles. “Para nosotros, viajar es una alternativa que nos permite desconectarnos de la cotidianidad y a su vez, conocer más de la región, cuando decidimos un destino, lo primero que buscamos es un lugar para hospedarnos una noche, así que miramos en internet las opciones disponibles y buscamos que tengan las ‘3b’, bueno, bonito y barato”, aseguró Andrade. Aunque menciona que su primera opción siempre son los hoteles, en los últimos meses las plataformas le han brindado nuevas opciones, incluso, agregando diferentes servicios que normalmente no vienen incluidos en las ofertas tradicionales y que en la mayoría de ocasiones, tienen un costo adicional. Para Andrade, poder hospedarse en un lugar donde también le permitan cocinar, lavar su ropa e incluso el ingreso de mascotas, son atractivos que finalmente se convierten en detalles que hacen tomar una decisión sobre otra.

Una oportunidad de ingresos En el caso de Rosana Newmark estas alternativas le permiten generar nuevos ingresos y aprovechar los espacios de su propiedad y que no se encuentran habitados. Actualmente, la comunicadora social tiene disponible tres habitaciones en el segundo piso de su vivienda en Cúcuta y las ofrece por medio de Airbnb; en esta aplicación, su perfil se encuentra catalogado como ‘superanfitrión’, es decir que cumple con una serie de requisitos especiales de propietaria que la identifica como una de las mejores a la hora de recibir huéspedes y ofrecerles un servicio de calidad. Su puntuación se ubica por encima de 4.8 puntos sobre 5 posibles, lo que permite identificar su experiencia como buena anfitriona. Es tanto el éxito que ha tenido su perfil que además de acoger personas de otras regiones del país, también ha recibido visitas de canadienses, venezolanos, mexicanos, estadounidenses, ingleses y australianos. “Lo que se busca es ofrecer un servicio más casero, que todos aquellos que deciden buscar una alternativa diferente a un cuarto de hotel se sientan en ambientes acogedores, con más privacidad y libertad. Estas plataformas ofrecen un servicio mutuo, además brindan comodidades para las dos partes en caso de no recibir lo prometido, de igual forma, todo la normatividad y permisos se encuentran en regla, lo que brinda un parte de tranquilidad”, recordó Rosana. En total, son más de 728 espacios registrados en todo el departamento a través de la página web de Airbnb, siendo Chinácota, Bochalema, Pamplona y Cácota los favoritos de los viajeros, en otros casos específicos, como lo es Toledo, este municipio recibió por primera vez una reserva a finales de septiembre del año pasado, permitiendo ver el aporte hecho por los anfitriones en la plataforma en relación a la diversificación del turismo, así como al empoderamiento económico de los locales que comparten sus espacios a través de la plataforma. Una contribución al turismo Además del registro y el pago de impuestos, las plataformas digitales de alquiler han implementado otro tipo de acciones apoyando el crecimiento del turismo nacional a nuevos destinos de forma sostenible, teniendo en cuenta el impacto económico, social y medioambiental. Por ejemplo, en 2021, Airbnb lanzó la campaña ‘Colombia por Tierra’, en la que promovió destinos locales con gran biodiversidad y que representan una opción al turismo masivo y tradicional. Según señala el equipo de comunicaciones, “las estadías de corto plazo, como las que pueden ofrecer los anfitriones en Airbnb, más que competir, complementan la oferta de alojamientos turísticos en Colombia. Esto promueve un entorno de oferta con mucha más diversidad, que beneficia a la economía al permitir que diferentes tipos de viajeros visiten el país, además de beneficiar económicamente a destinos que antes no podían formar parte de esta industria”. En Colombia, ya existe una estructura normativa que establece las características que diferencian los tipos de alojamiento. Uno de los principales avances en este proceso se dio con la expedición de la Ley 2068 de 2020 y el Decreto 1836 de 2021, en donde se hace una actualización del marco normativo del sector turismo que incluye a las plataformas digitales como prestadoras de servicios turísticos. Además, se impusieron obligaciones a los prestadores de servicios turísticos - en este caso plataformas digitales y prestadoras de servicio de alojamiento turístico- para el desarrollo de esta actividad.

5 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page