top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

En el Cementerio Central buscan al menos 877 desaparecidos del conflicto armado


En el Cementerio Central hay varios sitios donde están los cuerpos no identificados, que serán analizados por la unidad de búsqueda. /

El pasado domingo 18 de junio, mientras que en Cúcuta las familias festejaban el Día del Padre, en el Cementerio Central, bajo un sol inclemente que elevó la temperatura hasta los 40°C, un grupo de expertos forenses de la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas (UBPD) trabajaba exhaustivamente en la exhumación de los restos de dos personas que estaban en uno de los pabellones donde hace muchos años fueron sepultados una veintena de cadáveres no identificados.

El equipo de antropólogos llegó con todos sus implementos y delante de un pequeño grupo de personas, que observaban expectantes lo que sucedía, comenzaron la diligencia de recuperación de los restos óseos que serán analizados y plenamente identificados para saber si se trataría de dos miembros de las extintas Farc que murieron en combate hace más de una década.

Esta acción hace parte del trabajo humanitario y extrajudicial que viene haciendo en toda Colombia la UBPD dentro del Sistema Integral para la Paz. Y la mayor parte de sus esfuerzos se han centrado en Norte de Santander, por tratarse de una de las zonas donde el conflicto armado ha dejado miles de víctimas y desaparecidos.

La reciente recuperación de esos restos está enmarcada en esa programación que la unidad de búsqueda viene adelantando en el Cementerio Central de Cúcuta. Aunque anteriormente, en diciembre, ya habían exhumado otros 13 cuerpos, que son de personas dadas como desaparecidas y requieren ser identificadas.

Esta entidad también ha conocido sobre la ubicación de unas fosas que están en el Catatumbo, donde los mismos integrantes de las extintas Farc sepultaron a sus compañeros, por eso están trabajando en la recuperación de esos cuerpos.

Sin embargo, la misión de la UBPD no solo es recuperar los cuerpos; también tiene como objetivo ubicar a las familias de esas personas muertas que ya han sido planamente identificadas y entregarles los restos a sus seres queridos para que les den el último adiós.

Precisamente, esa reciente diligencia estaba dentro del cronograma que se había fijado para adelantar en junio, durante los 24 días que estuvieron los funcionarios en Norte de Santander, y que inspeccionaron terrenos en Juan Frío (Villa del Rosario), La Gabarra (Tibú) y Cúcuta.

La importancia del campo santo

La Opinión conoció que gracias a ese trabajo que viene adelantando la unidad de búsqueda en el marco de la medida cautelar expedida por la Justicia Especial para la Paz (JEP) sobre el Cementerio Central, este lugar ha sido catalogado como de interés forense para la ubicación de personas desaparecidas dentro del conflicto armado, siendo parte de un plan regional de búsqueda que tienen para Cúcuta, el área metropolitana y la frontera.

Y es que la UBPD tiene la misión de revisar cada cadáver que hay en los cementerios de todos los municipios del país, para ver qué falta para identificarlos, haciendo una matriz de análisis de información con más de 300 variables, y en Cúcuta y Pasto es donde se arrancaron esos pilotos, en 2019.

“Por eso, antes de la medida cautelar de la JEP que protege los cuerpos no identificados, ya se venía trabajando en eso. Esa medida es buena porque se visibiliza el tema y da unas órdenes judiciales, pero como nosotros somos extrajudiciales nos abre de alguna manera cada cementerio para seguir priorizándolos”, señaló Carlos Andrés Ariza Castillo, antropólogo de la unidad de búsqueda.

Ariza aseguró que “en 2019 se revisaron 1.500 expedientes de necropsia en Cúcuta y encontramos que en el Cementerio Central, entre 1985 y 2016, habría 657 cuerpos no identificados que murieron de forma violenta y que pasaron por Medicina Legal, pero también tenemos otras fuentes de información que nos indican que ese número podía subir a los 877 cadáveres sin identificar y que lo confirmaría el informe de diagnóstico del Ministerio del Interior”.

Por esa razón, el Cementerio Central de Cúcuta termina siendo un sitio de mucha relevancia para la búsqueda de personas dadas por desaparecidas a partir de los diferentes perfiles que la unidad está buscando.

Todo este trabajo ha servido para que la misma JEP haga una audiencia pública en la capital de Norte de Santander, convocada para el 10 y 11 de agosto, para precisar lo que se viene haciendo en este campo santo y así proteger los derechos de los familiares de las víctimas.

Entendiendo eso, la unidad de búsqueda empezó a tener una interacción con la Alcaldía de Cúcuta, y en una de las reuniones conjuntas que realizan se conoció que el cementerio se estaba quedando sin capacidad para recibir cadáveres. Ante eso, la administración municipal le pidió ayuda a la UBPD.

Y fue por esto que la entidad y la administración municipal firman unos acuerdos y un pacto de confidencialidad para tener una información segura. “Iniciamos un proceso de caracterización y documentación sobre qué es lo que se tiene en registros y libros para analizar la información y así tener estructurado todo, estableciéndose un proceso de digitalización para ver las solicitudes y casos”, manifestó el antropólogo Carlos Ariza.

¿Dónde están los cuerpos no identificados?

La unidad de búsqueda hizo ese trabajo de registro de todos los sitios informados por la administración del cementerio, de donde reposan los cadáveres no identificados y actualmente se tiene conocimiento que hay 22 sitios de interés forense. “Entonces, hay de todo en una casita, en una fosa o en una bóveda, tenemos de todos los tipos de almacenamiento y es lo que nos preocupa ahora”, indicó el funcionario.

En esa organización que se hizo por parte de la unidad búsqueda con la poca y dispersa información que hay, porque muchas anotaciones estaban en cuadernos, agendas y libros, fue lo que ha ayudado a ese proceso de ubicación de sitios donde permanecen los cuerpos que no han sido identificados y que son de interés para la entidad.

“Por eso cuando colapsó el muro del extremo sur del cementerio y comenzaron a trasladar los restos que estaban en bolsas negras y los llevaron a la ‘Casita San José’, es cuando varias organizaciones defensoras de derechos humanos observaron lo que está pasando y le pidieron a la JEP la medida cautelar que se da en noviembre de 2021, que es el auto 069, que no permite inhumar ni exhumar algún cuerpo en el Cementerio Central, de Cúcuta, sin autorización de ellos”, recordó Carlos Ariza.

Y ante eso, la JEP le ordenó a la unidad de búsqueda que le informara qué había hecho y cuál era el interés en el Cementerio Central de Cúcuta, y es ahí cuando le indican que ya llevaban más de tres años trabajando en ese lugar para lograr establecer cuántas personas dadas por desaparecidas estaban sepultadas allí.

“Entonces tenemos este universo de cadáveres y le decimos a la JEP que el problema del Cementerio Central es que de 877 cuerpos que estamos buscando, solo hay 35 en su sitio primario de inhumación, todos los demás no sabemos dónde están. La magistratura nos entiende y se le muestra que en el campo santo hay 22 sitios donde podrían estar esos cadáveres que se están buscando”, explicó el antropólogo.

Agregó: “hay tan poca información de cómo se han movido esos cuerpos exhumados o dónde los han llevado, que esos monumentos o casitas están atiborradas y las puerta hay que cerrarlas con fuerza para que no se salgan las bolsas con los cuerpos”.

Por eso, la unidad también teme que por el mal manejo de esos restos no identificados, el trabajo se les complique aún más.

Hay tan poca información de cómo se han movido esos cuerpos exhumados o dónde los han llevado”, unidad de dúsqueda.

Cómo será el trabajo de la UBPD

La unidad de búsqueda ya está planeando para este mes una de las intervenciones que deben adelantar en el Cementerio Central de Cúcuta, para verificar en la bodega más pequeña de todas, que es llamada ‘Monumento a los cuerpos no identificados’.

No solo los funcionarios de antropología forense se encargarán de hacer ese trabajo, también estará un equipo de identificación, conformado por médicos forenses y odontólogos, para tomar decisiones sobre cada cuerpo y poder avanzar de una manera más ágil, para no dejarle todo el trabajo a Medicina Legal.

Lo que se sabe hasta ahora, es que del 7 al 29 de agosto se hará la intervención del Cementerio Central de Cúcuta. La unidad de búsqueda dejó en claro que los cadáveres que están buscando son los que fueron sepultados hasta 1 de diciembre de 2016, tras la firma del acuerdo de paz con las Farc-ep.

10 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page