top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

Entre el azar y las colas para conseguir gasolina en Táchira


En diversas localidades del estado Táchira los habitantes deben pasar horas y horas en inmensas colas para intentar tanquear sus vehículos. /

Los horarios laborales de los habitantes en Táchira se han visto trastocados, nuevamente, porque deben destinar al menos tres horas en uno o dos días de la semana para hacer una inmensa cola para echar gasolina. El tiempo es lo mínimo que pueden perder los tachirenses para lograr conseguir el carburante para sus vehículos, el cual ya se surte tras una especie de juego de azar diario, a las 6:00 de la mañana. Cada mañana, muchos tachirenses que tienen vehículo, una vez abre los ojos en su cama, recurren a revisar la cuenta de Instagram de Natalia Chacón, coordinadora de la Mesa de Combustible, a fin de conocer cuáles son los terminales de placa y estaciones de servicio que estarán funcionando a lo largo de la jornada. Pero, desafortunadamente, se habilitan gasolina en muy pocos municipios del estado, motivo por el cual en las jurisdicciones productoras de verduras, flores, café, panela, leche, ganado, entre otros rubros, pasan semanas sin recibir una gandola cargada con combustible. La situación de escasez que se viene presentando en el último mes ha generado que en algunos municipios cercanos a San Cristóbal renazcan las colas nocturnas, hecho que significa un retroceso a 2017, pues ya las personas están tomando como medida desesperada hacer cola, y confiar a la suerte de que le caiga su terminal de placa. En San Cristóbal, las filas han colapsado a lo largo de la semana las calles de La Concordia, Barrio Obrero y otras zonas de la ciudad, generando caos en algunas vías, pero funcionarios policiales intentan desaparecerlas; mientras que la Mesa de Combustible en algunas oportunidades ha optado por reducir a tres terminales de placa por día, sin brindar información a fondo del problema. Curiosidades de la crisis Otros acuden al mercado clandestino donde el litro de gasolina vale 3.500 y 6.000 pesos colombianos. Además, la escasez no se nota tanto en los tres municipios más cercanos a Norte de Santander como Bolívar, Ureña y García de Hevia, puesto que los habitantes de estas jurisdicciones prefieren adquirir el carburante que ingresa de contrabando desde Colombia y se expende en cada esquina de estos pueblos, hecho que se ha normalizado en la sociedad tachirense. La situación ha llegado a tal punto que, por ejemplo, en el estado Mérida, cada mañana a través de la radio y redes sociales, el Gobierno local hace una lotería. Con los resultados del sorteo, hecho con una tómbola, se decide las matrículas que podrán comprar gasolina ese día. El problema de fondo Lo que ocurre es que en Venezuela se está produciendo gasolina al 10% de la capacidad instalada en el parque refinador, constituido por seis refinerías que poseen una capacidad instala de 1’300.000 barriles diarios, detalló a La Opinión, Rafael Quiroz, economista petrolero, especialista en temas de hidrocarburos y profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV). El problema es que no se logra satisfacer la demanda del mercado interno venezolano con un parque automotor de 4.2 millones de vehículos en el país, por consiguiente, es complicado poner gasolina en las 1.475 estaciones que existen a nivel nacional, simplemente porque no se logra levantar la producción petrolera venezolana, apuntó. Quiroz puntualiza que la historia de la reactivación de la refinería El Palito se oye desde hace 6 años, y todavía no han logrado ponerla activa, pese a que llevaron expertos de Irán hace 15 meses, a fin de levantar dicha refinería. Hace 2 años también llevaron a dos expertos de Irán a la Refinería de Punta Cardón y no han logrado levantar la producción de gasolina. “Mientras no reparemos seriamente, responsablemente, el parque refinador y que no logremos levantar la producción de petróleo, las colas en las estaciones de gasolina llegaron para quedarse”, dice. Aunado a ello, el occidente del país se encuentra también con la dificultad de trasladar el carburante desde Falcón en pocas unidades disponibles, porque los llenaderos más cercanos como El Maporal y Bajo Grande no tienen inventarios. Transición a gasolina dolarizada Las colas han llegado para quedarse en las estaciones de gasolina mientras no se reparen de manera eficiente las refinerías petroleras venezolanas”, Rafael Quiroz, economista petrolero. A pesar de que en el Táchira, desde hace aproximadamente dos años, todos los ciudadanos que no dependen de nóminas públicas deben pagar su gasolina a precio internacional establecida a 0.50 centavos de dólar, en el resto de Venezuela hasta hace poco se tenían posibilidades de surtir a través de los mecanismos de gasolina subsidiada. Quiroz consideró que es posible que esta situación sea utilizada como una etapa de transición para que los venezolanos se adapten al pago a precio dolarizado, por lo que la gasolina subsidiada quedará atrás. Sin embargo, el vicepresidente de Consumo y Suministro Nacional, Juan Carlos Díaz, aseguró que se trata de información “falsa”. Particularmente, la relacionada con la paralización de la refinería El Palito, que procesa 146.000 barriles de crudo al día. “Los ataques en redes sociales desestabilizan a los usuarios y crean sobre demanda. Sin embargo, estamos garantizando la producción de los volúmenes”, según le comentó Díaz a Telesur. Las consecuencias La falta de combustible ha generado grandes pérdidas en el occidente de Venezuela, sobre todo en las regiones productoras como Táchira, Mérida y Trujillo, en entidades donde varios agricultores han tenido que desechar verduras y frutas en los ríos u orillas de la carretera, ante la imposibilidad de sacar las cosechas a los mercados o llevarlas a los pueblos para regalarlas. Esto ha conllevado a que el Ministerio Público venezolano inicie una serie de actuaciones para investigar a los productores del campo que se han mostrado en videos, botando zanahorias, cambures y tomates, ignorado que en el mes de mayo la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro), informó que requerían de 2 millones y medio de litros de diésel diarios para atender el ciclo de invierno, siendo prioritaria la atención con mayores volúmenes para el occidente del país. El presidente de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro) Celso Fantinel, manifestó que “la escasez de gasolina impacta en las labores diarias de un productor agropecuario, en el mantenimiento de la finca, ir a buscar repuestos, ya que muchos utilizan camiones de gasolina para buscar gasoil”. El gremialista añadió que la movilidad es mayor en esta época del ciclo de invierno con la siembra de maíz y arroz.

0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page