top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

Entre maquinarías y chequeras: así es cómo los clanes se disputan el poder regional

A días de los comicios, baronesas y caciques enfilan su poderío para dejar a los suyos en regiones como Atlántico, Magdalena, Valle o Santander. Así va la puja.

Arriba, de izquierda a derecha: Alex Char, candidato a la Alcaldía de Barranquilla; Eduardo Verano, candidato a la Gobernación del Atlántico; Carlos Caicedo, exgobernador del Magdalena; Dilian Francisca Toro, candidata a la Gobernación del Valle; Roberto ‘el Chontico’ Ortiz, candidato a la Alcaldía de Cali; y Héctor Mantilla, candidato a la Gobernación de Santander. FOTO: ARCHIVO/ARCHIVO PARTICULAR

Arrancó la cuenta regresiva para las elecciones regionales del 29 de octubre y faltan solo días para unos comicios que reconfigurarán el mapa político del país. De allí que los clanes políticos, los grandes gamonales regionales y las poderosas maquinarías estén finiquitando detalles para garantizar que uno de los suyos permanezca en el poder o nuevamente lo conquiste tras un periodo adverso. Las apuestas están sobre la mesa. El fenómeno de familias o clanes que manejan el poder y se alternan cada 4 años en cargos de elección popular no discrimina región y, si bien hay particularidades, tiene mayor influencia en ciertas zonas del país. La Costa es una de ellas, por lo que se libra una verdadera batalla por los votos en departamentos como Atlántico o Magdalena. La puja no está exenta de grandes chequeras. Quizá una de las plazas más codiciadas es Barranquilla. Allí desde hace meses se da por hecho el regreso de Alex Char a la Alcaldía, con todo y que su hermano, el expresidente del Senado, Arturo Char, está preso por presunta compra de votos. A ello se suma que el exalcalde deliberadamente esté ausente de los debates, que herede una plaza que él mismo le cedió al hoy alcalde Jaime Pumarejo y que, inclusive, esté en la mira del Consejo Nacional Electoral (CNE) por una supuesta inhabilidad. Por ello, en los mentideros políticos de la Costa Atlántica –como expresaron al menos 3 fuentes de la región a este diario–, no haya de otra que rasguñar votos por la Gobernación. Aquí aparece otro poderoso clan en la búsqueda de afianzar poder: los torres, con su cacique a la cabeza, Euclides Torres, el mismo señalado de presuntamente financiar por debajo de la mesa al hoy presidente Gustavo Petro con eventos como la célebre “P” de Barranquilla en 2021. Hoy los Torres –que se jactan de tener línea directa con la Casa de Nariño, de tener senador (Pedro Flórez, del Pacto) y representante (Dolcey Torres, Liberal y hermano de Euclides)–, respaldan a Eduardo Verano a la Gobernación del Atlántico. El exmandatario regional, que busca repetir por tercera ocasión, ha logrado unir alrededor de su nombre a otros líderes poderosos, como a los propios Char y a la familia del exsenador Álvaro Ashton. “A los Torres no los trasnocha Barranquilla. Claro que hay interés en la Gobernación, pero el foco es el municipio de Puerto Colombia. Es el centro de mando de los negocios y la política”, explicó a EL COLOMBIANO un voluntario que trabaja de la mano con Camilo Torres Villalba, el heredero natural de los Torres que hoy va por la Asamblea del Atlántico. Es hijo de la exrepresentante y exalcaldesa de Puerto Colombia Martha Villalba Hodwalker y de Camilo Torres, hermano de Euclides. De regreso al ámbito departamental, la disputa de Verano es con Alfredo Varela, quien cuenta con el respaldo de varios partidos que llevaron a Petro a la Presidencia, como la Alianza Verde o En Marcha. A ello se suma el guiño de figuras del petrismo como el representante Agmeth Escaf, del Pacto Histórico y cercano a la Primera Dama, Verónica Alcocer. Relegado en medio de todo este ajedrez quedó el dirigente Máximo Noriega, petrista de primer orden quien se quedó en la carrera luego de resultar salpicado por su relación con Nicolás Petro Burgos, hijo del expresidente y señalado de recibir dinero non sancto para la campaña de su papá. En su lugar, con el aval de Fuerza Ciudadana, entró en competencia su esposa, Verónica Patiño. A propósito de Fuerza Ciudadana el partido no deja de resistir los embates por la decisión del CNE, que revocó la candidatura a la Alcaldía de Santa Marta de Patricia Caicedo, hermana del otrora gobernador de Magdalena Carlos Caicedo. El asunto llevó a que, emulando a Daniel Quintero en Medellín, el exmandatario renunciara a su cargo y enfilara baterías tanto por su hermana como por otro de los suyos: Rafael Martínez, el llamado a enarbolar sus banderas a la Gobernación. Ya ambos aparecen en correrías y campañas a lo largo de la región. “Estaré luchando al lado del pueblo que nos ha respaldado siempre”, dijo Caicedo. Los otros poderíos En Valle del Cauca, el camino quedó despejado para Dilian Francisca Toro, luego de que el CNE también revocó la candidatura de Tulio Gómez. La baronesa del Valle, quien viene a retomar sus banderas tras dejar en el cargo a Clara Luz Roldán, ha montado una verdadera aplanadora de 9 partidos, tanto tradicionales –La U, liberales o conservadores–, así como del propio Pacto Histórico, como Colombia Renaciente, MAIS o ADA. Sin Gómez en carrera, Dilian Francisca libra una batalla en solitario, pues no solo cuenta con las maquinarías de la Gobernación, sino que aventaja en casi 30 puntos a sus contrincantes más cercanos. Por esto, el expresidente del club de fútbol América resolvió comenzar a hacer campaña por la Alcaldía de Cali a favor de Alejandro Eder, quien está en contienda con Roberto ‘el Chontico’ Ortiz. Justamente, la dupla Toro-Ortiz no es formal, aunque se da por hecho que ambos van en llave. En Santander la situación no dista mucho. Allí el CNE también revocó la candidatura del excandidato presidencial Rodolfo Hernández, sancionado por la Procuraduría. Si bien el exalcalde de Bucaramanga le apuesta a las tutelas y hasta a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (IDH), en búsqueda de restablecer sus derechos políticos, el asunto parece zanjado. Ante ello, se consolida la candidatura del general retirado Juvenal Díaz; sin embargo, también el CNE estudia una demanda contra su aspiración por supuestamente no haber renunciado al Ejército un año antes de los comicios. Por ello, se abriría paso una tercería: la de Héctor Mantilla. “Es el candidato en cuerpo ajeno del clan Aguilar y del actual gobernador Mauricio Aguilar”, advirtió una fuente de la campaña de Rodolfo Hernández. El andamiaje regional alrededor de las maquinarías no cesa y cada movimiento, a días de los comicios, no deja de ser estratégico. Para las familias y clanes políticos están en juego millonarias contrataciones y puestos que consolidan o debilitan su influencia territorial. De allí la ferocidad de una disputa que determinará si seguirán atornillados en el poder o abrirán paso a nuevos liderazgos. El tiempo corre. Más voces a favor de reformar el CNE En medio de las pujas por el poder en los territorios hay protagonista: el CNE, una autoridad electoral que ha revocado casi 3.000 candidaturas por posibles irregularidades. Dado que sus 9 magistrados son postulados por los partidos y elegidos por el Congreso, hay quienes insisten en que debe ser reformado para evitar la influencia de políticos en sus decisiones. La semana pasada, el ministro del Interior, Luis Fernando Velasco, abrió la puerta a que el Gobierno Petro apoye un revolcón al organismo: “Hoy tenemos que jugar con las reglas de juego establecidas, pero hacia adelante, creo que hay que abrir ese debate”, dijo.

5 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page