top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

Expulsión del Representante Republicano George Santos de la Cámara de Representantes de los EE.UU.

En una decisión histórica, la Cámara de Representantes de los EE.UU. expulsó al representante republicano George Santos (Nueva York), quien enfrenta 23 cargos criminales por presuntos fraudes, robo y suplantación de identidad relacionados con las elecciones de 2022. Con 311 votos a favor, la medida fue respaldada tanto por demócratas como por 112 republicanos, marcando la tercera votación contra Santos para retirarlo de su cargo.

El Comité de Ética fue el encargado de investigar las acusaciones contra Santos y encontró pruebas que sugerían que había violado varias leyes federales relacionadas con el fraude electoral y el mal manejo de fondos de campaña. Este hecho llevó a la presentación de un proyecto de expulsión por parte del demócrata Robert Garcia (California), desencadenando un complicado debate y divisiones dentro del partido republicano.

Santos, quien había ocupado su cargo por 11 meses, se convierte así en el sexto legislador expulsado de la Cámara baja en la historia reciente. A pesar de enfrentar serias acusaciones, el representante mantuvo una postura desafiante en la última semana, calificando el proceso como una jugada política y exigiendo un debido proceso. Afirmó que no era culpable de los cargos en su contra y que probaría su inocencia en el tribunal de Nueva York, donde enfrentará juicio en septiembre de 2024.

El presidente de la Cámara, el representante Mike Johnson (Louisiana), instó a los miembros de su partido a votar "reflexivamente", siguiendo su conciencia. Sin embargo, también destacó que la expulsión de Santos sentaría un precedente importante. El proceso de expulsión fue respaldado por una coalición de demócratas y republicanos, evidenciando la gravedad de las acusaciones que pesan sobre Santos.

Es importante señalar que Santos es el primer republicano en unirse a la lista negra de representantes expulsados, aunque su caso es inusual, ya que aún no ha sido declarado culpable de los cargos presentados en su contra. Este hecho plantea preguntas sobre la medida de expulsión antes de que se celebre el juicio en Nueva York y las posibles implicaciones para futuros casos similares.

En el contexto histórico, se recuerda que representantes como Henry Burnett y John Clark fueron expulsados en 1861, mientras que en 1980, Michael Myers enfrentó la misma suerte. Más recientemente, en 2002, James Traficant fue retirado de su posición. El caso de Santos destaca por ser el primero en la era moderna en el que un representante es expulsado antes de ser declarado culpable, lo que añade complejidad al debate sobre la ética y la toma de decisiones en el ámbito político.

9 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page