top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

Frontera: crecimiento económico binacional empieza a ganar confianza


Según la Cámara de Comercio de Cúcuta, el crecimiento de la economía del departamento fue del 6%, gracias a las exportaciones que aumentaron un 55 % frente al 2022. / Foto: Archivo

Hace más de un año, las relaciones diplomáticas y comerciales entre Venezuela y Colombia se restablecieron, lo que generó un impacto positivo en Norte de Santander. Tras este acontecimiento, expertos analizaron las oportunidades que se han presentado para el desarrollo económico de la región. Siomara Botía, gerente del Observatorio Económico de la Cámara de Comercio de Cúcuta, señaló que el fenómeno migratorio ha impulsado el desarrollo monetario del departamento, siendo la formalización de la inversión venezolana uno de los avances manifestados. “Desde septiembre de 2022 a agosto de 2023, el crecimiento exponencial de los venezolanos que invierten en nuestro departamento ha incrementado un 60%, esto quiere decir que el aporte que están realizando en materia financiera es muy importante”, mencionó. Al respecto, Víctor Méndez, director regional oriente de la Cámara Colombo Venezolana, aseguró que la ubicación geográfica del territorio es privilegiada para el intercambio comercial y que los cuatro pasos fronterizos que tienen para la comunicación con el vecino país generan un dinamismo lento pero seguro. “Vemos que el comercio se ha reactivado (…) Tenemos es una aduana con mucha más infraestructura, más moderna y dinámica, lo que nos ha permitido llegar hasta casi 200 millones de dólares de comercio, activando la región”, dijo. Méndez cree que hay optimismo, confianza y legalidad de por medio, pues cuentan con normas y herramientas que lo permiten, como el acuerdo parcial número 28 con Venezuela, en donde conservan las preferencias arancelarias de los productos colombianos. Por su parte, Sandra Inés Guzmán, presidenta del capítulo Cúcuta de la Federación Colombiana de Agentes Logísticos en Comercio Internacional, también consideró que la credibilidad es un aspecto a destacar en la reactivación económica, ya que “las operaciones que se están dando (alrededor de 222 millones de dólares, de los cuales 190 son exportaciones de Colombia hacia el vecino país), están empezando a generar empleo”. Los retos A pesar de las oportunidades, aún quedan desafíos por afrontar en el territorio nortesantandereano, según Javier Garzón, coordinador del Grupo Interagencial sobre Flujos Migratorios Mixtos, aún existen barreras para que la población refugiada y migrante logre vincularse con la mano de obra departamental y señaló que “a pesar de que hay procesos de regularización en el país, poder acceder a mecanismo de empleabilidad es complejo”. Asimismo, afirmó que el segundo reto es vincular al sector empresarial con el fenómeno migratorio, debido a que no conocen los impactos positivos que este trae y el cómo lo pueden vincular a sus vacantes laborales. Por último, asegura que hay brechas para que ellos puedan acceder a servicios financieros y procesos de contratación. “Cuando una va a solicitar un empleo, por lo general lo que hace la empresa es habilitar cuentas bancarias para poder hacer el pago de su labor, pero cuando todavía hay desconocimiento por parte del sector financiero, que esta barrera ya ha sido eliminada por el permiso de protección temporal, esto se puede convertir en una dificultad, pues no saben que pueden habilitarla”, expresó Garzón. Los análisis y opiniones de cada uno de los expertos fueron compartidas en el foro ‘Norte de Santander: territorio de oportunidades’ organizado por Revista Semana.

La Opinión

4 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page