top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

La paranatación, un deporte para verdaderos ‘tiburones’

Niños y jóvenes muestran sus destrezas en el agua


Niños y jóvenes autistas (cognitivos), con discapacidad física y otros por enfermedad congénita se le midieron a la paranatación y hoy se mueven como verdaderos ‘peces en el agua’. Catorce deportistas, entre los 13 y 20 años, ya están clasificados a los VI Juegos Paranacionales del Eje Cafetero 2023 que se disputarán del 2 al 10 de diciembre.

Este deporte paralímpico o adaptado, como se le conoce, tiene como misión brindar una mejor calidad de vida a aquellas personas con diferentes tipos de discapacidades como física, cognitiva, auditiva y visual.

En el departamento se destaca el Club Tritones del Norte, que viene trabajando desde hace 15 años de la mano del entrenador Jairo Bautista Barrios y cuenta con el apoyo de Indenorte. Él es uno de los instructores más experimentados, junto con Julián Penilla y Samuel García con que cuenta la natación rojinegra.

Desde el 2008, Bautista quiso darle un giro a este deporte, dejando de lado la natación convencional y junto con el área técnica de Indenorte, en cabeza de María Olanda Castellanos se dieron a la tarea de crear un proyecto de fomentar la paranatación.

Hace dos semanas el Club Tritones participó con sus nadadores en el IV Campeonato Internacional Interclubes Aquaman, donde estos jovencitos mostraron toda su destreza en el agua.

El recorrido

Con más de 40 años de experiencia, esta área deportiva, Jairo Bautista cuenta que todo comenzó cuando la jefa del área técnica le dijo que si era capaz de comenzar a trabajar con personas con discapacidad.

“Le dije que no tenía conocimiento, pero me empecé a preparar en el tema aunque ya había iniciado con Orlando Pérez Villamizar (con Síndrome de Down), con quien comenzamos a ir a las Olimpiadas Fides y después entró al programa de paranatación”, reseñó el instructor cucuteño.

Con Pérez en los Paranacionales de 2008 tuvo la primera experiencia, pero cuatro años después en los IV Juegos Paranacionales 2012, con sede en Cúcuta, Orlando se colgó la medalla de plata en los 200 metros estilo libre que ganó Norte y en 2015 en Ibagué obtuvo una medalla de bronce en los 50 metros mariposa.

En 2019, en Cartagena, con Cristian Molina, cuadripléjico, también logró una medalla de bronce. Hoy día cuenta con siete deportistas, hombres y una mujer, con cupo a Juegos Paranacionales del Eje Cafetero.

Trabajo difícil

Pero, así como Jairo ha podido hacer crecer el club, considera que una de las partes más complejas es la de integrar más jóvenes en condición de discapacidad que deseen practicar la paranatación.

“Lo más difícil es que los papás traigan a sus muchachos e infortunadamente las personas con discapacidad son en su inmensa mayoría de bajos recursos. Y si a esa persona se le dice que un curso de natación se le va a cobrar igual que a un nadador convencional ahí las cosas cambian”, apuntó el instructor.

En cuanto a la convivencia para que ellos se enamoren de la natación, Jairo manifestó que hay que tener mucha paciencia porque no son personas fáciles de entender. Pero con este grupo-dice- ha habido química, empatía y están comprometidos.

Uno de los deportistas que sorprende por su tenacidad para nadar es Josué Vergel, un muchacho venezolano que rescataron de una mina en Sardinata, donde se salvó de quedar atrapado al saltar dentro de un vagón y ser tapado por algunas piedras. “En clasificatorio de Barranquilla, con cinco meses de trabajo logramos 4 medallas, 2 de plata y 3 de bronce y está entre los cinco mejores a nivel nacional” cuenta el entrenador.

En el caso de Cristian Molina, cuadripléjico, hoy día, es abogado de la Universidad Libre,seccional Cúcuta, con tres meses de trabajo y con un problema cervical dado que tiene tres ganchos que le sostienen la cabeza. Se hicieron las marcas mínimas y se ubicó cuarto en el clasificatorio.

Moisés Sánchez, de 21 años, no tiene brazos ni piernas, es un joven con triple discapacidad, física, le faltan sus miembros superiores e inferiores (focomelia), no habla y además tiene retardo. “Es un muchacho del Bienestar Familiar y con el papá adoptivo, hemos logrado que aprenda por imitación los movimientos de la natación y ya entiende cuando son 100 y 200 metros (las pruebas) y es cuarto a nivel nacional”, destacó Bautista.

Otros paranadadores que sobresalen son Diego Camacho, quien no tiene su mano izquierda y, en la categoría de 17-18 años, obtuvo la medalla de plata.

También Richard Pacheco Powers, su condición de discapacidad es autismo asperger (cognitivo), tiene 13 años y mide 1.80. “Richard es el gran potencial que tenemos, hoy día ha establecido cuatro marcas en (50 metros libre, 50 y 100 metros espalda). Pero me da miedo, que los vean y me les quiten otras propuestas en otro departamento (en caso de no tener apoyo en Norte). Sin embargo, lo que más me satisface es que a estos muchachos, a través del deporte, les estamos dando una mejor calidad de vida”, subrayó el técnico Bautista.

Para Stephanie Powers, delegada del comité de disciplina del Comité Paralímpico Colombiano para Norte de Santander, se trata de una familia, “lo que queremos es que más allá de ser un deporte sea una disciplina que puedan desarrollar la sicomotricidad.

Niños y jóvenes muestran sus destrezas en el agua

7 May 2023. OMAR ROMERO GÜIZA Omar.romero@laopinion.com.co


Niños y jóvenes autistas (cognitivos), con discapacidad física y otros por enfermedad congénita se le midieron a la paranatación y hoy se mueven como verdaderos ‘peces en el agua’. Catorce deportistas, entre los 13 y 20 años, ya están clasificados a los VI Juegos Paranacionales del Eje Cafetero 2023 que se disputarán del 2 al 10 de diciembre.

Este deporte paralímpico o adaptado, como se le conoce, tiene como misión brindar una mejor calidad de vida a aquellas personas con diferentes tipos de discapacidades como física, cognitiva, auditiva y visual.

En el departamento se destaca el Club Tritones del Norte, que viene trabajando desde hace 15 años de la mano del entrenador Jairo Bautista Barrios y cuenta con el apoyo de Indenorte. Él es uno de los instructores más experimentados, junto con Julián Penilla y Samuel García con que cuenta la natación rojinegra.

Desde el 2008, Bautista quiso darle un giro a este deporte, dejando de lado la natación convencional y junto con el área técnica de Indenorte, en cabeza de María Olanda Castellanos se dieron a la tarea de crear un proyecto de fomentar la paranatación.

Hace dos semanas el Club Tritones participó con sus nadadores en el IV Campeonato Internacional Interclubes Aquaman, donde estos jovencitos mostraron toda su destreza en el agua.

El recorrido

Con más de 40 años de experiencia, esta área deportiva, Jairo Bautista cuenta que todo comenzó cuando la jefa del área técnica le dijo que si era capaz de comenzar a trabajar con personas con discapacidad.

“Le dije que no tenía conocimiento, pero me empecé a preparar en el tema aunque ya había iniciado con Orlando Pérez Villamizar (con Síndrome de Down), con quien comenzamos a ir a las Olimpiadas Fides y después entró al programa de paranatación”, reseñó el instructor cucuteño.

Con Pérez en los Paranacionales de 2008 tuvo la primera experiencia, pero cuatro años después en los IV Juegos Paranacionales 2012, con sede en Cúcuta, Orlando se colgó la medalla de plata en los 200 metros estilo libre que ganó Norte y en 2015 en Ibagué obtuvo una medalla de bronce en los 50 metros mariposa.

En 2019, en Cartagena, con Cristian Molina, cuadripléjico, también logró una medalla de bronce. Hoy día cuenta con siete deportistas, hombres y una mujer, con cupo a Juegos Paranacionales del Eje Cafetero.

Trabajo difícil

Pero, así como Jairo ha podido hacer crecer el club, considera que una de las partes más complejas es la de integrar más jóvenes en condición de discapacidad que deseen practicar la paranatación.

“Lo más difícil es que los papás traigan a sus muchachos e infortunadamente las personas con discapacidad son en su inmensa mayoría de bajos recursos. Y si a esa persona se le dice que un curso de natación se le va a cobrar igual que a un nadador convencional ahí las cosas cambian”, apuntó el instructor.

En cuanto a la convivencia para que ellos se enamoren de la natación, Jairo manifestó que hay que tener mucha paciencia porque no son personas fáciles de entender. Pero con este grupo-dice- ha habido química, empatía y están comprometidos.

Uno de los deportistas que sorprende por su tenacidad para nadar es Josué Vergel, un muchacho venezolano que rescataron de una mina en Sardinata, donde se salvó de quedar atrapado al saltar dentro de un vagón y ser tapado por algunas piedras. “En clasificatorio de Barranquilla, con cinco meses de trabajo logramos 4 medallas, 2 de plata y 3 de bronce y está entre los cinco mejores a nivel nacional” cuenta el entrenador.

En el caso de Cristian Molina, cuadripléjico, hoy día, es abogado de la Universidad Libre,seccional Cúcuta, con tres meses de trabajo y con un problema cervical dado que tiene tres ganchos que le sostienen la cabeza. Se hicieron las marcas mínimas y se ubicó cuarto en el clasificatorio.

Moisés Sánchez, de 21 años, no tiene brazos ni piernas, es un joven con triple discapacidad, física, le faltan sus miembros superiores e inferiores (focomelia), no habla y además tiene retardo. “Es un muchacho del Bienestar Familiar y con el papá adoptivo, hemos logrado que aprenda por imitación los movimientos de la natación y ya entiende cuando son 100 y 200 metros (las pruebas) y es cuarto a nivel nacional”, destacó Bautista.

Otros paranadadores que sobresalen son Diego Camacho, quien no tiene su mano izquierda y, en la categoría de 17-18 años, obtuvo la medalla de plata.

También Richard Pacheco Powers, su condición de discapacidad es autismo asperger (cognitivo), tiene 13 años y mide 1.80. “Richard es el gran potencial que tenemos, hoy día ha establecido cuatro marcas en (50 metros libre, 50 y 100 metros espalda). Pero me da miedo, que los vean y me les quiten otras propuestas en otro departamento (en caso de no tener apoyo en Norte). Sin embargo, lo que más me satisface es que a estos muchachos, a través del deporte, les estamos dando una mejor calidad de vida”, subrayó el técnico Bautista.

Para Stephanie Powers, delegada del comité de disciplina del Comité Paralímpico Colombiano para Norte de Santander, se trata de una familia, “lo que queremos es que más allá de ser un deporte sea una disciplina que puedan desarrollar la sicomotricidad.

1 visualización0 comentarios

Comentarios


bottom of page