top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

Las apuestas por la transformación ecológica

Significa trabajar para cambiar los patrones de producción y consumo


En Cúcuta se ha evidenciado que la falta de cultura ciudadana es un gran problema para ponerle fin a las acciones que atentan contra el medio ambiente. /Foto Juan Pablo Cohen / La Opinión

Con el objetivo de debatir qué tan preparada está la sociedad para aceptar los cambios que deben implementarse en el mundo y hacerle frente a la emergencia medioambiental fue desarrollado el primer ‘barómetro de la transformación ecológica’.

Se trata de una iniciativa de la empresa Veolia en colaboración con la firma de investigación y consultoría Elabe tras un sondeo realizado en 25 países de los 5 continentes, entre más de 25.000 individuos, de los cuales, 1.005 fueron entrevistados en Colombia.

Humberto Posada, gerente de Veolia en Norte de Santander, explicó que este barómetro tenía como finalidad escuchar la opinión de las personas frente a temas tan complejos como el cambio climático, la contaminación y escasez de recursos y las amenazas a la biodiversidad y la seguridad alimentaria.

De acuerdo con la encuesta, el 64% de los colombianos considera y está dispuesto a cambiar radicalmente sus hábitos sociales, económicos y culturales para reducir la contaminación y las consecuencias del cambio climático.

“Es importante que en cada uno de nuestros quehaceres diarios puedan establecer soluciones en situaciones muy sencillas como tener un consumo responsable, reutilizar elementos que pueden tener una segunda vida, utilizar agua reciclada o agua lluvia para ciertas labores que no requieren agua potable, entre otras acciones con las que podemos hacerle frente a estas problemáticas ambientales”, dijo Posada.

El gerente regional destacó que, aunque Norte de Santander es una región rica en biodiversidad, desafortunadamente tiene algunos problemas en términos ambientales y por esta razón es importante liderar una verdadera transformación ecológica para proteger los páramos, así como el bosque seco tropical con los que cuenta.

“Es importante que protejamos esta región, porque hay muchas condiciones de biodiversidad que se pueden ver afectadas por el cambio climático, por lo que debemos desarrollar actividades para contrarrestar esta problemática, aunque lo más importante es que cada uno de nosotros seamos conscientes de que podemos aportar y disminuir el impacto ambiental generado por nuestras acciones diarias”, agregó.

El sondeo reveló que los colombianos están mayoritariamente convencidos de que el futuro climático y ecológico sigue en nuestras manos y hacer algo costará menos que no hacer nada.

Otros resultados

Uno de los resultados destacados es que el 88% de los colombianos está convencido de que el cambio climático está en curso y que la actividad humana es la causa principal.

En este sentido, se evidenció que 2 de cada 5 colombianos tienen un trastorno de ecoansiedad por el presente y futuro del medio ambiente, destacando que el 51% de los encuestados está preocupado de la situación, pero eso no le impide vivir en paz y hacer planes a largo plazo, mientras que un 43% siente inquietud y angustia por el futuro, piensa a menudo en ello y esto le impide vivir feliz.

Asimismo, se constató que para los colombianos, la transformación ecológica es vista como un sinónimo de un ‘mundo mejor’ en el que viviremos más sanos, con una mejor calidad de vida, más serenos, más felices y más solidarios.

¿Qué se hace para aportar a esta transformación?

Posada destacó que, por parte de Veolia, tienen dos grandes proyectos con los que buscan reducir la huella de carbono en la región y en el país, aportando a la transformación ecológica.

Uno de ellos es el del biogás, con el que capturan y destruyen los gases que provocan el efecto invernadero, responsable del cambio climático, a través de una antorcha que captura 1.350 metros cúbicos de biogás por hora y que es producido por la descomposición natural de los residuos.

“En este momento, la antorcha nos está permitiendo disminuir el impacto ambiental en más o menos 25 veces de lo que se tenía anteriormente y en este primer trimestre hemos quemado 885 toneladas de CO2”, mencionó.

La antorcha, que funciona las 24 horas de los 7 días de la semana, tiene unos sensores que contabilizan todas las toneladas de metano que se combustionan y las emisiones que están generando al medio ambiente, las cuales han sido muy positivas, ya que los sensores han mostrado que están emitiendo 0% de metano al aire.

Asimismo, cuentan con una planta de lixiviados, la cual permite convertir los líquidos generados por los residuos de los rellenos sanitarios en un recurso aprovechable, en este caso para uso agrícola. Utilizan una tecnología de ósmosis inversa, un proceso mediante el cual se purifica una muestra de agua eliminando las partículas en suspensión.

Más del 62% del lixiviado que entra se transforma en un líquido, precisando que el proceso dura dos horas más o menos, entre la gota que entra y la gota que sale. La capacidad de la planta es de 9.000 metros cúbicos al día

2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page