top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

Masón, antipetrista, heredero de un clan costeño: perfil de Iván Name el nuevo mandamás del Congreso

El presidente del Senado, Iván Name, será fundamental para el trámite de las reformas del Gobierno. Aunque no se declara opositor, es un hombre institucional y tiene diferencias con el petrismo. Perfil.


Aunque Iván Name no es un extraño en el Congreso, muchos lo distinguen más por sus lujosos y estrambóticos anillos, entre ellos, el que simboliza su membresía a la masonería. Y es que si bien completa más de una década en el Legislativo y más de 40 años de trasegar político, sumado al linaje del poderoso apellido Name, el suyo es un perfil bajo y discreto, con un dejo de sigilo.

Sin embargo, como nunca en su vida pública, ahora este político barranquillero –pero que ha hecho toda su carrera electoral en Bogotá–, está en los reflectores de la opinión pública y su nombre no deja de escucharse en los corrillos del Capitolio desde el pasado jueves, cuando –en un verdadero codo a codo–, le ganó la Presidencia del Senado a su copartidaria Angélica Lozano, de la Alianza Verde.

Todo esto, con el guiño de la oposición, y en contravía de los intereses del gobierno de Gustavo Petro que, aun en medio de elecciones y sin mayorías, espera llevar a buen puerto su ambiciosa agenda de reformas en esta legislatura. Y es que como si estos escenarios no fueran ya adversos, en Casa de Nariño tendrán que sentarse de tú a tú con un dirigente cuyas actuaciones y posturas desnudan sus marcadas diferencias con el petrismo.

Esa suspicacia y, si se quiere, desconfianza del Gobierno con el nuevo mandamás del Congreso no son gratuitas. Name fue uno de los pocos en la Alianza Verde que, en segunda vuelta, apoyó la candidatura presidencial de Rodolfo Hernández. Luego, cuando el partido debía definir si integrarían la bancada de Petro o si serían independientes, el senador marcó distancia y pidió desligarse del petrismo.

“No sé en qué concepto nos tienen algunos pensando que aquí tenemos que aprobar lo que nos digan, lo que nos propongan”, advirtió el viernes Name. Y es que si bien los verdes se han destacado por esa diversidad política, en ellos se reconoce un talante más de centro-izquierda. Name, de 66 años, es todo lo contrario. “Es un ferviente defensor de la institucionalidad, es la línea tradicional del verde. Es un hombre pragmático. Tiene excelente relación con los partidos tradicionales, menos con los de izquierda”, reconoció a este diario una de las integrantes de la bancada.

Por esto, el petrismo –en cabeza del ministro del Interior, Luis Fernando Velasco– había puesto todos sus esfuerzos en que la ungida fuera Lozano, una dirigente más moderada y simpatizante de algunas de las ideas del Ejecutivo. La jugada les salió en Cámara, donde lograron apoyar al representante Andrés Calle (Partido Liberal) para presidir la corporación. Sin embargo, el revés fue mayor en Senado cuando el propio Name, en contravía de lo que acordaron las cabezas de los verdes, se autopostuló y unió alrededor de su nombre a oposición e independientes, que ven en él un Congreso menos servil a los intereses del Gobierno.

“Fue la crónica de una elección anunciada. Name llevaba haciendo lobby desde hace más de 20 días y Angélica sabía. Su error fue creerse ganadora y pegarse a Petro y a Velasco. Eso desencantó a muchos, incluso a algunos verdes”, reconoció un congresista verde. “Actuó mal al presionar a todos a que se firmara un documento oficial del partido a favor de ella”, explicó a su turno otro integrante de la bancada.

La diferencia entre Name y Lozano fue de apenas 4 votos: de 106 senadores, 50 votaron por ella y 54 por el barranquillero. Como quedó al descubierto durante la sesión, las gestiones y movidas de senadores de Cambio Radical y el Centro Democrático, así como del Partido Conservador, fueron decisivas para el triunfo de Name. “No se va a regalar. Era la mejor opción y nos garantizó independencia”, señaló una congresista de oposición.

Heredero y con fortín propio

Iván Name llegó a Bogotá a estudiar derecho en la Universidad Javeriana cuando tenía 18 años. “Soy de los inmigrantes del 60 de la Costa Atlántica”, admitió. A diferencia de su tío, el fallecido cacique político costeño y también presidente del Senado, José David Name Terán, y de su primo, el hoy senador David Name (La U), Iván construyó su carrera política en la capital y no en Barranquilla, donde la familia cuenta con negocios en varios frentes, entre ellos, con el Estado.

Militando en el Partido Liberal hizo la carrera: fue diputado de Cundinamarca, representante a la Cámara por Bogotá, concejal (cuando vio mermado su poderío en el Congreso) y luego senador en 2010, cuando adhirió a la Ola Verde y junto a figuras como Antanas Mockus puso los ladrillos para formar el partido.

Si bien Name Vásquez –que ya no tiene acento costeño–, no ha dejado de lado sus raíces y sigue siendo cercano a los Name de la Costa, su fortín es la capital. Su esposa, María Clara Ramírez, fue concejal y en la ciudad Name montó las bases de su movimiento “Viraje Social”, una plataforma que le ha servido para proyectar a su hermano, el exconcejal Darío Name, y a su hija, María Clara Name, actual cabildante.

“Somos un equipo, en primera instancia, familiar y de afecto. Representamos dos corporaciones importantes. Llevo 12 años en el Concejo. Siempre hemos querido rodearnos para poder liderar iniciativas de nuestra organización. Somos respetuosos de la institucionalidad, pero aquí prima el cariño”, aseguró a este diario su hija, la concejal Name, la llamada a recoger sus banderas y quien se ve como su natural heredera. Muestra de ello es su influencia en la agenda (apenas el viernes apareció en una rueda de prensa con él en el Congreso) y los constantes elogios a la labor de su hija en el Concejo.


Y aunque los tentáculos del clan Name han tenido otros horizontes –por ejemplo, en 2017 el sobrino de Iván Name, el duquista David Name Orozco, fue fórmula vicepresidencial del exprocurador Alejandro Ordóñez–, los réditos se concentran en el Congreso. El portal Cuestión Pública reveló que al menos 8 familiares del nuevo presidente del Senado (entre hermanos, sobrinos y hasta su hijo) han trabajado asesorando congresistas. Incluso, en 2022 su sobrino Leonidas Name Gómez buscó, sin éxito, una curul en Cámara con aval del Pacto Histórico.

“Hago parte de la tercera generación de senadores de mi familia que ha estado entre columnas del Capitolio. Y lo digo con orgullo porque a ninguno se lo han llevado preso, ni puede decirse de esas tres generaciones que hay alguna vergüenza señalada. El éxito a veces no lo perdonan los seres humanos en los otros, entonces posiblemente para algunos eso no constituye un orgullo, sino un defecto”, manifestó Name Vásquez.

Lo que no contó el dirigente es que, como informó en 2022 La Liga Contra el Silencio, los Name aparecieron salpicados supuestamente con el Cartel de la Costa, una organización criminal vinculada al narcotráfico. La alianza periodística desempolvó papeles de la Fiscalía de finales de siglo que involucrarían a los hermanos José y David Name Terán (tíos de Iván Name) con “actividades relacionadas con narcotráfico, testaferrato y lavado de activos”. A ello se suman cables de la Embajada de Estados Unidos en los que se vinculó al fallecido José Name Terán “con un traficante de la Costa”.

Lo que viene

Tras su elección, Name negó tener diferencias con Petro e incluso, reconoció la necesidad de que se tramiten las reformas. Eso sí, advirtió que los proyectos que saldrán del Parlamento serán “los del Congreso, no las reformas del Gobierno”. Lo anterior, da cuenta del talante con el que llegará a dirigir los rumbos del Senado.

“Puede llegar a tener una relación cordial con el Gobierno si lo saben manejar. No se va a ir contra Petro, pero va a procurar consensos y escuchará a la derecha”, reconoció una congresista verde. “No creo que sea un obstáculo en la agenda del Gobierno. No es pura tropa, pero tampoco opositor, además tiene una relación cercana con Carlos Ramón González (excopresidente verde y hoy director del Dapre)”, sostuvo un dirigente.

La tarea inmediata para el Gobierno, particularmente para el ministro Velasco, será sacar la bandera blanca y tratar de apaciguar los ánimos con Name, pues durante la puja de los verdes fue ninguneado a la hora de ser escuchado. “No lo llamó, lo ignoró. Le ganó la soberbia a Velasco”, agregó otra fuente. El propio Name lo reconoció y dijo que espera que el otrora “buen senador Velasco” no se convierta en un “mal ministro”.

Su hija, la concejal Name, dio luces de forma indirecta de lo que podría hacer el Gobierno para hacer las paces con el senador Name, en quien reconoce “un papá entregado y amoroso” y un abuelo excepcional. “Le molestan las mentiras y la deslealtad, pero todo lo comparte, es un hombre muy generoso”.

Name, quien cuenta con un grado elevado en la masonería –una prestigiosa y secreta logia de larga data unida alrededor de la fraternidad y el desarrollo moral e intelectual–, será protagonista de primer orden para lo que se viene en el próximo año en el Congreso. El Gobierno está llamado a “conquistarlo” y convencerlo para sacar adelante sus reformas. ¿Mediará la mermelada?

“Tiene un grado elevado en la masonería”

En línea con el secretismo y la reserva que rodean la masonería, la hija del senador Name, María Clara Name, no brindó muchos detalles sobre esa faceta de su padre, pero sí reconoció que ostenta “un grado elevado” en esa logia. “A él le gustan mucho los anillos grandes y tiene uno como símbolo masón. Pero siempre ha tenido en cuenta a Dios en su trasegar”, reconoció la cabildante. El tío del senador Iván Name, el megacontratista David Name Terán, también es masón y, además de contar con logia propia, ostenta el grado más alto de la masonería: el 33.

Por: Javier González Penagos

1 visualización0 comentarios

Comentários


bottom of page