top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

Medellín, Bogotá y Cali peticionan al Gobierno Nacional sean epicentros de la construcción de paz

Medellín, Bogotá y Cali elevan siete peticiones al Gobierno Nacional para que las ciudades sean epicentros de la construcción de paz


- Las propuestas fueron recogidas en un manifiesto, resultado del primer Encuentro de Ciudades por la Paz realizado en Medellín.

- También, se busca hacer un ajuste al programa Barrios para la Paz, para que se convierta en una estrategia de intervención urbana integral.

Con más de 300 asistentes de organizaciones sociales, comunitarias, gobiernos locales y universidades de Bogotá, Medellín y Cali, además de la promulgación de un manifiesto que pide al Gobierno Nacional incluir a las ciudades como territorios indispensables dentro de la estrategia de construcción de paz a nivel nacional, terminó el primer encuentro de Ciudades por la Paz, realizado en Medellín, entre el 20 y el 21 de abril.

El Manifiesto de Ciudades por la Paz aborda siete peticiones y propuestas para el Gobierno Nacional, a través del cual se solicita darle a las ciudades la oportunidad de ser epicentros de la construcción de paz urbana y reconocer los avances logrados en varias de ellas, las cuales cuentan con iniciativas restaurativas, procesos territoriales, redes de memoria, proyectos civiles de paz y reconciliación, además del trabajo institucional en la implementación del Acuerdo de Paz.

“Este evento posibilitó la juntanza de universidades de Bogotá, Medellín y Cali que vienen haciendo propuestas, no solo desde los escritorios; además, una interlocución con diversas organizaciones sociales, comunitarias y ONG que están a la vanguardia de los procesos de construcción de paz y, sobre todo, de las experiencias de cómo los gobiernos locales venimos aportando a la implementación urbana del Acuerdo de Paz”, dijo el secretario de la No-Violencia, Luis Eduardo Giraldo.

Después de realizar los tres paneles y los dos foros, las organizaciones participantes elevaron las siete propuestas al Gobierno Nacional enfocadas en que se ponga el lente en las violencias que se dan en la vida urbana, asumiendo una mayor consciencia del conflicto en las ciudades; y que el capítulo sobre el Acuerdo de Paz en el Plan Nacional de Desarrollo 2022-2026 incluya darles a las ciudades la posibilidad de incidir en la territorialización del acuerdo desde lo urbano.

Igualmente, que la paz territorial urbana y la Paz Total deberán estar reflejadas en planes, programas y proyectos que aporten a la consolidación del tejido social y comunitario, con acciones para la desestigmatización de poblaciones; y que las negociaciones políticas de la Paz Total tengan en cuenta que el conflicto urbano es interdependiente con el conflicto armado, pero con dinámicas propias y que esto es fundamental para definir los modelos de negociación con los distintos actores criminales que ejercen violencia en las ciudades.

A esto se suman tres puntos enfocados en la nueva política de Paz Total, los cuales buscan que se impulse la movilización social para realizar una Convención Urbana de Ciudades por la Paz que incluya a las grandes, medianas y pequeñas ciudades; que para el respaldo público a la Paz Total las ciudades deberán ser acompañadas políticamente y que se definan sus alcances, para concretar la política de Paz Total y que, finalmente, se revisen y se ajusten los diseños institucionales y algunas referencias normativas relacionadas con la política de Paz Total, para que esta recoja las dinámicas urbanas de los conflictos.

“El encuentro fue un escenario de convergencia para discutir, comprender y hacer preguntas sobre el tema de la paz en la ciudades, que normalmente ha estado por fuera de esa discusión. Cualquier proceso de paz requiere de una participación amplia de la sociedad civil y para eso se requiere voluntad y decisión política, que además exige el reconocimiento de los saberes que estas ciudades ya traen con sus procesos”, destacó el director de Viva la Ciudadanía, Diego Herrera.

En este intercambio de experiencias, se hizo una propuesta de ajuste al artículo 242 del Plan de Desarrollo del Gobierno Nacional denominado Barrios para la paz, con el que se espera que se articulen las leyes de Paz Total, el Acuerdo de Paz y la Constitución Política de 1991, además de integrar las leyes y políticas públicas de víctimas, los procesos de reincorporación, no repetición y las leyes de ordenamiento territorial.

“La Universidad de Antioquia, la Universidad del Valle y la Universidad Nacional venimos haciendo procesos de acompañamiento y reivindicando el papel de la universidad pública. Nos parece que la paz urbana, el desescalamiento de las violencias y la negociación con el ELN también son procesos que competen a la construcción de paz en las ciudades”, expresó Gloria Naranjo, docente del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de Antioquia.

La Secretaría de la No-Violencia y las organizaciones presentes en este encuentro convocan a los procesos organizativos sociales y comunitarios a unir esfuerzos para construir la paz territorial desde los barrios, veredas y ciudades de Colombia, entendiendo la paz como un derecho fundamental de todas las personas que debe ser liderado por las comunidades locales.

0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page