top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

Otro revés para Petro: la caída de Roy Barreras deja al Presidente sin el jefe de su bancada

El congresista del Pacto Histórico fue hallado responsable de doble militancia, por lo que el Consejo de Estado anuló su elección. A la Presidencia del Senado llega ahora un liberal de la cuerda de César Gaviria. Viene tutela.


El presidente Gustavo Petro junto al senador Roy Barreras durante su posesión –en Bogotá– el pasado 7 de agosto. FOTO CORTESÍA

La abrupta salida de Roy Barreras del Congreso, quien perdió su curul por doble militancia tras un fallo del Consejo de Estado revelado este jueves, representa un duro golpe para la gobernabilidad del presidente Gustavo Petro en el Legislativo.

Este nuevo revés para el Ejecutivo llega justo cuando las mayorías del “gobierno del cambio” hacen agua en el Congreso y en momentos en que sus proyectos tambalean por falta de apoyo. Y –por si fuera poco– el fallo implica para Petro la pérdida de un alfil que, por su sagacidad y destreza legislativa, se convirtió en ficha clave para cohesionar a la bancada oficialista y tramitar con éxito algunas iniciativas.

Recién en la mañana de este jueves, ante la aprobación del Plan Nacional de Desarrollo (PND) en Senado, el propio Jefe de Estado le agradeció a Barreras y reconoció su “papel determinante” para llevar a buen puerto el proyecto, nada menos que la hoja de ruta de la Casa de Nariño para los próximos 4 años.

Pese al campanazo de alerta, el senador quiso minimizar la determinación y declaró que “no ha pasado nada”. Por el contario, aseguró –desde los pasillos del Capitolio que está a punto de abandonar– que el Consejo de Estado anticipó su retiro del Senado, pues desde hace meses advirtió que renunciaría por el tratamiento al que se sometió por un cáncer que le diagnosticaron en octubre pasado.

En una entrevista concedida a EL COLOMBIANO en febrero, el presidente del Congreso –quien ha sido sometido a varias sesiones de quimioterapias–, explicó que su permanencia en el Congreso dependía de una decisión médica. El ultimátum era julio.

Pese a esto, Barreras manifestó en la noche de este jueves que interpondrá una acción de tutela para buscar echar al traste la decisión. Sin embargo, contra la determinación del alto tribunal no procede recurso alguno. Es decir, no hay doble instancia.

“Caído en combate. Los fallos de la justicia se respetan, aunque resulten a mi parecer injustos. Seguiré cumpliendo mi deber hasta tanto sea notificado. Interpondré inmediatamente una tutela para restablecer el derecho de mis electores (...) Los colombianos saben que este escenario no es el único en el que se le puede servir a la patria y que Colombia puede seguir contando conmigo. Seguiré trabajando con la misma intensidad”, declaró Barreras.

Pero, aunque el aún congresista anunció ese recurso de tutela, abogados advirtieron que no prosperaría teniendo en cuenta que Barreras fue elegido en la lista cerrada del Pacto Histórico, en la que los electores votaron por un conjunto de candidatos y no por alguno en particular. En otras palabras, no puede cobrar como propios todos los electores que ahora esgrime.

Con este, ya son dos los alfiles que se le caen a Petro en el Congreso, pues el pasado 31 de diciembre –en búsqueda de la Alcaldía de Bogotá–, renunció a su curul el exsenador Gustavo Bolívar, quien también era una de sus fichas clave en el Legislativo.

De hecho, ahora la preocupación es por el ungido para asumir la Presidencia del Senado para lo que resta del periodo, de aquí al 20 de julio.

Se trata del vicepresidente de la Corporación, Miguel Ángel Pinto, nada menos que del Partido Liberal, colectividad que recientemente partió cobijas con el Gobierno y cuyo jefe, el expresidente César Gaviria, se ha enfrascado en un agudo rifirrafe con el Jefe de Estado.


Pinto (izquierda) juramentando como vicepresidente de la Corporación en julio pasado. FOTO: SENADO

Precisamente, Pinto no es un liberal cualquiera, pues es de la línea Gaviria e, inclusive, en plena contienda presidencial de 2022, buscó tender puentes entre el liberalismo y Federico Gutiérrez en lugar de apostar por Gustavo Petro.

En todo caso, Barreras declaró en la noche del jueves que seguirá sesionando normal y contribuyendo para sacar adelante las iniciativas del Gobierno, pues su salida únicamente se hará oficial cuando sea notificado del fallo, hecho que probablemente se concretará la próxima semana: “Que no celebren mucho, que aquí hay madera. Conmigo van a seguir contando en el mediano y en el largo plazo”.

Inclusive, el senador anticipó lo que viene para él ahora, pues podrá dedicarse de lleno a consolidar su partido con miras a las elecciones regionales de octubre próximo.

“El fallo no es una pérdida de investidura, es una nulidad electoral. Para empezar, no tengo inhabilidades, quisiera dedicarme mientras la tutela se falla, a organizar la Fuerza de la Paz”, precisó.

Una costosa “jugadita”

El caso por el que Barreras terminó sancionado por doble militancia está relacionado con lo que en su momento fue considerado por algunos políticos como una jugada a 3 bandas. En octubre de 2020, en medio de sendos reparos que realizaba una y otra vez contra el Partido de La U por el respaldo que esa colectividad le daba al gobierno de Iván Duque, Roy anunció que renunciaría tras 12 años de militancia.

Sin embargo, ese paso no se formalizó y, pasado un mes, fue La U la que le notificó a Barreras su expulsión. Es decir, no renunció, sino que fue la propia colectividad la que lo sacó de tajo, lo que según el congresista le permitía seguir en el Congreso “sin pertenecer a ninguna bancada y actuando en libertad”. Inclusive, paradójicamente en su momento Barreras adujo conceptos del mismo Consejo de Estado –que ahora tumba su elección– para justificar su permanencia en el Legislativo.

Pese a ello, para el alto tribunal –con ponencia del magistrado Pedro Pablo Vanegas– Barreras no renunció a su curul ni al partido 1 año antes de la fecha de la inscripción para las elecciones del Congreso. Es decir, incurrió en doble militancia.

En esa línea, la Sección Quinta del Consejo de Estado evocó leyes relacionadas con el fortalecimiento del sistema de bancadas y la disciplina de partidos para justificar la decisión. Además, precisó que la expulsión de Barreras del Partido de La U “no lo eximía de su deber de renunciar a la curul, en el plazo constitucionalmente establecido”.

“Roy Barreras no renunció a la curul que obtuvo con el partido de la U, periodo 2018-2022, durante el término dispuesto para tal finalidad, previo a postularse, para la siguiente elección, por el movimiento ADA (uno de los partidos que conformaron el Pacto Histórico). A pesar de que, aún expulsado, tuvo, por un mes, la oportunidad de atender dicha exigencia”, explicó el alto tribunal.

En todo caso y pese a esta novela, Barreras no se retirará de la policía y es casi un hecho que se mantendrá del lado de Petro.

Los otros dos duros del oficialismo que están en riesgo


David Racero/Presidente de la Cámara

Su doble militancia, denunciada ante el Consejo de Estado, habría ocurrido en la consulta presidencial. El representante David Racero estaba avalado por el Mais –cuya candidata era la líder indígena Arelis Uriana–, pero el actual Presidente de la Cámara decidió apoyar al presidente Gustavo Petro (avalado en ese entonces por la Colombia Humana y la UP). Él niega que eso sea una irregularidad, pero lo de Roy Barreras tiene su curul en riesgo.


Wilson Arias/Senador del Polo

El expediente de Wilson Arias también está relacionado con la campaña presidencial. El senador milita en el Polo, cuya candidata en la consulta presidencial del 13 de marzo fue la hoy vicepresidenta Francia Márquez. Sin embargo, Arias decidió apoyar públicamente a Gustavo Petro. Su defensa es que el Polo estaba en una coalición con el Pacto Histórico y que, por eso, podía apoyar a un aspirante distinto. El caso de Roy también lo pone en vilo.

Reemplazo de Barreras es un indígena del Vaupés


Quien sigue en la lista cerrada del Pacto Histórico es el líder indígena y social Julio César Estrada Cordero, oriundo del Vaupés. En esa región se le conoce por ser parte de la Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonia y –según reportes oficiales– su única experiencia electoral data de 2014. En ese año aspiró a una de las dos curules de las circunscripciones especiales de los indígenas, pero se quemó al quedarse con no más de 4.000 votos. No tiene peso político o electoral, pero hay expectativa.

1 visualización0 comentarios

コメント


bottom of page