top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

Presidente de la Federación de Departamentos critica enfoque improvisado hacia la paZ


Desde que comenzó el gobierno de Gustavo Petro, la relación de los gobernadores con el mandatario nacional ha sido tensa y las fracturas se intensifican cada vez más./

La semana que pasa termina no solo con los efectos que dejó el fuerte temblor del jueves, sino también con los ecos del ‘terremoto’ político que profundizó las grietas en la relación entre los gobernadores del país y el gobierno del presidente Gustavo Petro.

El ministro del Interior, Luis Fernando Velasco, calificó a los mandatarios de hipócritas y de estar en campaña política para las elecciones de octubre, lo que desató el malestar de la Federación Nacional de Departamentos. Al respecto, el gobernador del Quindío, Roberto Jairo Jaramillo, es quien ha tomado la vocería de los gobernadores, para insistir en que ellos no son convidados de piedra y que el Gobierno los debe escuchar.

Aunque no cree que la tensión en la relación sea promovida por el presidente Petro, sí asegura que la interlocución con funcionarios como el ministro del Interior y la consejera para las regiones, Sandra Ortiz, entre otros, está en ceros, y espera que pronto esa situación cambie, debido a que el problema en las regiones, por cuenta del orden público no da espera.

Sobre el tire y afloje entre la Federación y el Ejecutivo, habló el gobernador Jaramillo.

¿Por qué ha sido tan difícil la relación de los gobernadores con el gobierno de Gustavo Petro?

Eso es lo que no entendemos. Desde que fue elegido, antes de su posesión, nos hemos reunido con él, en Quindío, en Caquetá, en Bogotá, siempre ofreciéndole nuestra buena voluntad de trabajar por el país. Nuestra información, la experiencia que llevamos en tres años y medio de gobierno puede ser importante para el país.

¿Cuáles son esos temas que los distancian?

Creo que la relación ha sido muy compleja en temas como la ola invernal, donde no recibimos el apoyo en las regiones que requeríamos de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo. Esa entidad tiene cerca de 2 billones de pesos y nosotros en todos los departamentos clamamos en esta situación tan dura, donde no tuvimos eco. La alta consejera para las regiones está posesionada desde el primero de mayo y esta es la hora que no tenemos ningún contacto directo con ella, así que ha sido muy difícil la interlocución. Ahora hablamos de cero, cero, cero comunicación con el Gobierno Nacional. Los gobernadores y gobernadoras no tenemos a quién acudir para llegar con una razón al presidente de la República. La alta consejera no está ejerciendo la función de ser ese enlace.

¿Por qué la preocupación de los gobernadores con la ‘Paz total’ del presidente Petro?

Queremos una paz total sin vacíos, sin improvisaciones. Según la Constitución, nosotros somos los agentes del presidente, los que tenemos la información de primera línea, los que sabemos qué está pasando en cada uno de los territorios. No tener en cuenta esa información en la construcción de la paz total, creo que la deja bastante coja. Tiene que trabajar con los alcaldes, con los gobernadores, que somos los que estamos viviendo en los territorios. Hablo por todos. Es muy triste lo que está pasando y no estamos en campaña política. Entonces, ¿está en campaña política la ONU que nos dice que van 52 masacres?, ¿el mismo ministro de Defensa que habla del aumento de los secuestros o el defensor del Pueblo que anuncia que 300 municipios están en riesgo de poder hacer las elecciones?

¿Por qué cree que el Gobierno le resta seriedad a lo que dicen ustedes sobre la seguridad?

Acá estamos hablando de un tema transversal. No podemos distraernos con otros temas. Hemos sacado dos comunicados pidiéndole al presidente de la República un pronunciamiento claro. Nos hemos reunido en varias ocasiones. Aquí necesitamos sentarnos los que estamos viviendo el día a día, el desangramiento de este país, el reclutamiento de menores, el secuestro, los carros bomba y todo lo que estamos registrando. Acá tenemos que sentarnos juiciosos y concentrarnos en un tema que nos está hoy afectando a todos los colombianos.

¿Y por qué es necesario que los gobernadores sean actores principales en esos diálogos regionales que está planteando el Gobierno?

Porque somos los agentes constitucionales del presidente. Somos los elegidos legítimamente. En los departamentos somos las primeras autoridades. Entonces, no tener en cuenta la información que nosotros vivimos día a día me parece complicado. No estamos pidiendo protagonismos, simplemente ser incluidos. Tenemos una comisión de paz dentro de la Federación Nacional de Departamentos que ha entregado todos los informes y no han sido tenidos en cuenta. Hemos recibido anuncios, anuncios, anuncios, pero no vemos hechos. Queremos que los hechos hagan tanto ruido que no necesitemos ni siquiera discutirlo; que las palabras obren. Me parece un grave error del Gobierno Nacional tildarnos de hipócritas y que estamos en campañas electorales, y que el proceso de la paz total debe ir pausado, cuando se está desangrando el país. Creo que esas no son las respuestas que esperamos del Gobierno Nacional.

¿Están satisfechos con la reculada del ministro del Interior, Luis Fernando Velasco, frente a sus declaraciones?

Retiró la palabra hipócrita, pero no ha ofrecido disculpas a los gobernadores. La misión de un buen ministro del Interior es velar por una buena relación con el Congreso de la República y la buena relación con alcaldes y gobernadores, eso no se está dando. Nos sentimos completamente irrespetados. Hemos pedido una buena interlocución. Mi relación con Luis Fernando Velasco ha sido siempre muy buena. No hemos tenido problemas personales, pero necesitamos atención y no más anuncios, necesitamos hechos contundentes. A las Fuerzas Militares las sentimos maniatadas, desmotivadas frente al incremento de la violencia y la inseguridad en el país. ¡Por Dios! Siguen muriendo patrulleros, siguen muriendo soldados, atracos en las carreteras. ¿Dónde están los resultados? No más anuncios, necesitamos realidades y hechos.

¿Por qué ha cambiado tanto la relación con Velasco si antes ya lo habían tratado como consejero para las regiones?

Esa es la pregunta que le hacemos al Gobierno. Teníamos una buena relación, el mes que estuvo en la Unidad de Gestión del Riesgo algo alcanzamos a interlocutar, pero desde que pasó al Ministerio del Interior la relación ha sido nula, nos sentimos completamente abandonados y agotados con la presión de los ciudadanos frente al tema de inseguridad. Estamos viendo la realidad día a día y no está pasando nada.

¿Usted cree que esto obedece a una orden directa del presidente Petro?

Esperemos que no. Pueden estar pensando que lleguen los próximos alcaldes y gobernadores, pero ya ha pasado más del 35% de su tiempo de gobierno y no podemos perder más tiempo. En este momento, el país está pidiendo a gritos soluciones a un tema que hoy tiene preocupada a toda la ciudadanía.

Me parece un grave error del Gobierno Nacional tildarnos de hipócritas, que estamos en campañas electorales y que el proceso de la paz total debe ir pausado, cuando se está desangrando el país”, Roberto Jairo Jaramillo, gobernador del Quindío.

¿Su mensaje concreto al presidente Petro cuál es?

Necesitamos que nos escuchen. Nos han oído, pero no nos están escuchando y no están tomando medidas frente a los temas que estamos denunciando. No somos opositores, queremos ser parte de la construcción de lo que el presidente quiera. Se lo vuelvo a decir: acá estamos para construir, a todos nos conviene que nos vaya bien; si a él le va bien, nos va bien a todos, pero como están las cosas, yo veo con muchas dudas, tengo muchas inquietudes, muchas incertidumbres, muchos vacíos en la implementación de la paz total.

¿Qué les preocupa de las elecciones de octubre próximo?

En mayo les entregamos un informe cruzado, Procuraduría, Defensoría, Registraduría, Fuerza Militares y nosotros. Estamos hablando de cerca de 100 municipios en riesgo de poder celebrar esta gran fiesta electoral y hoy ya vamos en más de 300. En solo tres meses han aumentado 200 los municipios en riesgo. Necesitamos acciones, no podemos debilitar la democracia que es uno de los grandes baluartes que tenemos en el país.

¿Qué se debería hacer?

Creo que aquí tenemos que sentarnos juiciosos, pero ya estamos diagnosticados, ya estamos cansados de entregar informes de contar lo que está pasando, ya necesitamos que nos digan cuáles son las directrices, cuál es el rol que jugamos los gobernadores como primeras autoridades de los departamentos en todo esto. A quién no le va a interesar que la paz total funcione, nosotros no somos opositores, nosotros simplemente estamos denunciando lo que está pasando y si esto incomoda al ministro del Interior, perdónenme que lo incomode, pero me está incomodando más a mí los ciudadanos que se están quejando todos los días de que nosotros no estamos haciendo absolutamente nada.

Redacción Colpresa

2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page