top of page
  • Foto del escritorPrensaFMSantader

Senador conservador Óscar Barreto Quiroga, el más uribista del país, investigado por corrupción

Tras el manto político, la sombra de la corrupción: la investigación que revela los oscuros entresijos de Óscar Barreto Quiroga, exgobernador de Tolima y actual senador conservador.

Óscar Barreto Quiroga, senador del partido conservador, investigado por presunta corrupción. Foto cortesia

El hoy senador del partido Conservador Óscar Barreto Quiroga, quien para 2007 se autodenominó el “gobernador más uribista del país”, está en la mira de la Corte Suprema de Justicia, que lo investiga por presuntos delitos de contrato sin requisitos legales y peculado, ante supuestas irregularidades en convenios y contratos para la construcción de centros educativos, cuando fue gobernador de Tolima.

Anuncio que fue celebrado por diferentes sectores sociales del departamento del Tolima que han venido denunciando supuestas irregularidades en la celebración de convenios interinstitucionales con el Comité Departamental de Cafeteros del Tolima para la construcción de institutos educativos, cuando Barreto era gobernador.

La Corte Suprema investiga la suscripción de cinco contratos, cuyo objetivo también era la construcción de colegios en el Tolima, negocios jurídicos en los que al parecer se afectaron los principios de la contratación: la transparencia, economía, planeación y responsabilidad.

En algunos casos, estos contratos se habrían firmado sin licencias, o sin estudios previos, con estudios deficitarios, no se analizó la capacidad del contratista, su idoneidad, experiencia, o capacidad financiera, lo cual habría generado un detrimento patrimonial.

En contra del congresista hay otro proceso penal que se encuentra en etapa de juicio relacionado con presuntas irregularidades en un convenio suscrito con la Empresa Generadora de Energía del Tolima (EGETSA), también de cuando fue Gobernador. La Corte también lo investiga por un presunto favorecimiento en un contrato a una persona que aportó a su campaña.

Barreto Quiroga es un claro ejemplo de cómo a estos políticos para nada les ha servido haber pasado por universidades, haber obtenido títulos, especializaciones y maestrías, si pisotean la moral y la ética cuando comienzan a ocupar cargos públicos y administrar los recursos de la comunidad. Solo les interesa el interés particular y enriquecerse lo más rápido posible.

Quién es Óscar Barreto Quiroga

En el apartado Quién es quién del portal informativo La Silla Vacía se resume muy bien la carrera política del hoy investigado senador.

Óscar Barreto es un político conservador tolimense.

Nació en Chapetón, en el corregimiento de Cay, una zona rural de Ibagué el 7 de abril de 1961. Aunque nació en el corazón de un departamento tradicionalmente liberal, es hijo de un boyacense (Julio Pastor Barreto Daza) más cercano al conservadurismo. Su padre, además, estableció en 1974 el centro de insumos Central Pecuaria, que sigue teniendo un rol importante dentro de la familia de Barreto, de empresarios agropecuarios.

Es abogado de la Universidad Santo Tomás de Aquino de Bogotá y tiene una especialización en ciencia políticaa de la Corporación Universitaria de Ibagué (Coruniversitaria). Además hizo estudios de finanzas públicas municipales en la Coruniversitaria y de márketing político en la Universidad Piloto de Bogotá.

Fue concejal de Ibagué por el Partido Conservador por un período en la década de los 80. En 1993 pasó a ser parte, por unos meses, del gabinete del entonces alcalde liberal Rubén Darío Rodríguez como tesorero municipal.

Desde ahí apoyó a la campaña del liberal Álvaro Ramírez a la Alcaldía, que terminó siendo elegido gracias al apoyo de Rodríguez y que fue detenido en 1997 por la Fiscalía.

En ese año, Barreto hizo parte de la campaña que terminó llevando a la independiente Carmen Inés Cruz a la Alcaldía en su tercer intento, y luego fue su secretario general.

Tres años después Barreto se lanzó a la Alcaldía por el Movimiento Cívico Independiente, pero terminó perdiendo contra Jorge Tulio Rodríguez y quedó en segundo lugar. Y luego, en 2003 se volvió a lanzar por el Movimiento Cívico Independiente a la Alcaldía de Ibagué, pero quedó en tercer lugar en una elección que ganó el liberal Rubén Darío Rodríguez y en la que Barreto quedó en tercer lugar.

En 2005 se lanzó a las elecciones atípicas a la Gobernación del Tolima por el Movimiento Colombia Siempre, pero perdió contra el liberal Fernando Osorio.

Finalmente en 2007, cuando se lanzó a la Gobernación por el Partido Conservador, y ayudado por barones electorales azules como Luis Humberto Gómez Gallo y la cercanía con el ex Presidente Álvaro Uribe, pudo volver a ganar una elección.

Durante este período se autodenominó “el Gobernador más uribista del país” y tuvo una gestión, en general, aprobada por los ciudadanos

Desde que Gómez Gallo fue capturado a finales de 2007, Barreto se afianzó como uno de los conservadores más fuertes de la región y fue armando su grupo político. Primero apoyó al economista Juan Mario Laserna, ex viceministro de Hacienda y ex codirector del Banco de la República, en las elecciones al Congreso y éste llegó al Senado con 55 mil votos. Luego estuvo buscando heredarle su poder a alguien de su círculo cercano para las elecciones de 2011, pero el candidato cercano a Barreto y al uribismo -Ricardo Ferro- perdió la alcaldía de Ibagué con el liberal Luis H. Rodríguez.

En septiembre de 2013 su carrera política quedó en entredicho, después de que -ya fuera del poder- la Procuraduróa lo destituyó e inhabilitó por 11 años por supuestas irregularidades en la licitación de la vía Líbano – Villahermosa en 2009.

Sin embargo, no se mantuvo alejado de la política: en 2014 intentó lograr dos curules, con una suerte mixta. Juan Mario Laserna terminó quemándose con 25 mil votos en su intento por reelegirse senador, pero su primo Miguel Ángel Barreto salió elegido representante con 22 mil. En las elecciones presidenciales de ese año el barretismo hizo campaña con Marta Lucía Ramírez y luego con Óscar Iván Zuluaga.

En diciembre de 2014, la Procuraduría lo absolvió en segunda instancia, con lo que Barreto se lanzó como candidato conservador a la Gobernación de nuevo. Inicialmente se rumoraba que buscaría acercamientos con el Centro Democrático pero -tras dejar al ex presidente Uribe metido en una reunión en Ibagué- marcó distancias con el uribismo y se terminó lanzando con el mantra de ‘ni uribista ni santista’.

En julio, sin embargo, Barreto fue acercándose de nuevo al uribismo. Después de que en su inscripción como candidato azul estuviera el empresario Henry Escobar -muy cercano a Uribe- y que el candidato uribista Francisco Mejía renunciara, Barreto terminó recibiendo el aval del Centro Democrático también. Además tuvo el apoyo de Opción Ciudadana, el viejo PIN.

Barreto ganó con apenas 5 mil votos (1 punto porcentual) más que Mauricio Jaramillo Martínez, quien quedó de segundo. Y aunque finalmente tenía el apoyo del uribismo, fue uno de los ganadores del Centro Democrático que no hizo campaña con la tesis de este partido, ni tampoco con los candidatos uribistas en alcaldías ni Asamblea, sino con sus propios candidatos azules. Es decir, ganó pero como puro conservador.

12 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page